¿El primer escándalo del sexenio?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿El primer escándalo del sexenio?

COMPARTIR

···

¿El primer escándalo del sexenio?

05/12/2018
Actualización 05/12/2018 - 10:07

El primer escándalo del sexenio de Andrés Manuel López Obrador trascendió y pudo ser de grandes proporciones para los mercados financieros. Tiene que ver con manejo de información privilegiada.

Técnicamente, la sesión del Consejo del Grupo Aeroportuario Ciudad de México (GACM) celebrada el domingo a las 10 de la mañana, es ilegal. Y no tendría validez jurídica porque se armó informalmente.

¿Por qué la urgencia? Porque el equipo saliente de Gerardo Ruiz Esparza y Federico Patiño conocía que el lunes, a las 7 de la mañana hora de Nueva York, se lanzaría una oferta de recompra de bonos.

Si nos atenemos al plan original, Patiño se iba a mantener como asesor de Gerardo Ferrando, su sustituto en la dirección del GACM, por lo menos las dos primeras semanas. La idea era hacer un relevo terso.

Sin embargo, los planes cambiaron y le fue notificado su despido el viernes por la noche, a unas horas de que AMLO tomara posesión en el Congreso. El esquema de recompra de bonos ya se tenía avanzado.

No obstante, lo que no se sabía bien a bien hasta el domingo en la mañana era el precio al que el gobierno mexicano saldría a comprarlos al mercado: en subasta desde los 90 centavos y hasta par de los bonos.

Hubo un reducido grupo que conoció con anticipación el valor que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, pero sobre todo el subsecretario del ramo, Arturo Herrera, había acordado.

Se tiene conocimiento que varios fondos fueron avisados del contenido de la oferta de recompra de los primeros mil 800 millones de dólares del bono, por lo que hubo que operar de emergencia.

Bajo ese escenario, se convocó al Consejo en pleno domingo en la mañana, para atajar una muy probable subasta viciada que hubiera tenido un impacto negativo en la Bolsa y la paridad cambiaria el lunes.

El Consejo se hizo al vapor y sin que estuvieran los nombramientos formales de los secretarios Javier Jiménez Espriú, Graciela Márquez y Josefa González Blanco, y del subsecretario Simón Levy.

El presidente López Obrador juró el sábado al medio día, ¿hay evidencia de que los secretarios de Comunicaciones y Transportes, Economía y del Medio Ambiente hayan sido nombrados?

Todo se precipitó porque hubo quien se enfilaba a hacer un negocio multimillonario con información que tenían ocho horas antes. La idea del nuevo gobierno era informar de los acuerdos a las 19 horas del domingo.

UN DÍA ANTES de que acabara el sexenio de Enrique Peña Nieto, el jueves 29 de noviembre, el encargado del despacho de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán, firmó un acuerdo reparatorio con el cual Gastón Azcárraga Andrade quedaría eximido del delito de defraudación en perjuicio de la caja de ahorro de los pilotos de la ya extinta Mexicana de Aviación. Recordará que fue acusado por la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) de apropiarse indebidamente de unos 5 millones de dólares. Su abogado, Alonso Aguilar Zínser, aún no se sale con la suya, pues el Juzgado Décimo de Distrito de Procesos Penales Federales en la CDMX no ha querido acordar nada. El tema ayer ya era un escándalo en los corrillos políticos.

POR CIERTO QUE el destino para el expresidente Peña no será, ni soñando, las tierras mexiquenses. Por ahí se especuló que podían ser los municipios de Ixtapan de la Sal o Valle de Bravo. Nada. Se asegura que el hijo pródigo de Atlacomulco se irá a residir a Madrid, España. Incluso fuentes bien enteradas informan que varios de su más cercanos se irán con él, así como uno que otro excolaborador. Por ejemplo, el general Roberto Miranda, Jefe del Estado Mayor Presidencial durante su administración, quien ya dice a los cuatro vientos que será el próximo Agregado Militar en esa plaza. La pregunta es si Peña también recomendó al nuevo embajador.

AYER DESEMBARCÓ EN Afore Pensionissste el nuevo equipo directivo. Apunte a Iván Pliego como, posiblemente, su próximo vocal ejecutivo. Fue director de Vinculación y Difusión en la Cámara de Diputados, particularmente trabajó en el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas. Relevaría a Rodolfo Campos, a quien le dieron las gracias al igual que al jefe de Inversiones, Rubén Rincón. Estos funcionarios, junto con José María Torre, están muy vinculados a Luis Videgaray y José Antonio Meade y se les atribuye inversiones ruinosas en firmas como ICA, de Bernardo Quintana, y Oro Negro, de Gonzalo Gil.

LAS SEÑALES APUNTAN a que al final el propio Andrés Manuel López Obrador habría decidido bajar de la terna para relevar al ministro José Ramón Cossío a la mismísima Jazmín Esquivel, presidenta del Tribunal Contencioso Administrativo de la CDMX, a la sazón, esposa de José María Riobóo, su principal asesor en materia de infraestructura. Esquivel era la favorita. Los nombres que se barajaban ayer eran los de Juan Luis González Alcántara, Yanine Otalora y Leticia Bonifaz, aunque ésta también suena fuerte para irse con Marcelo Ebrard como Consultora Jurídica de la Cancillería. La terna aún se estaba armando anoche.

FERNANDO DEL CASTILLO y Alfonso Castro acaban de salir del afamado despacho Santamarina y Steta junto con todo su equipo. Crearon su propio bufete, Castillo y Castro, que abarcará las prácticas de Reestructuras, Arbitraje, Litigio, Capital Market, M&A, entre otras. Lo integran Ana Laura Elizalde, José Carlos Vera, Gabriela Meza, Camilo Vázquez, Ana Paula Buchanan y Andrés Ferrer. Algunos de sus clientes son Abengoa, Geo, Su Casita, MG Polymeros y tenedores de Planfía.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.