Opinión

¿Cuánto nos pegará la reforma fiscal de EU?

 
1
 

 

Reforma fiscal en EU, diciembre. (Shutterstock)

Ya es virtualmente un hecho. Habrá reforma fiscal en Estados Unidos, y la mayor parte de las modificaciones entrarán en vigor a partir del 1 de enero de 2018.

¿Cuáles son las más relevantes y cómo pueden afectar a la economía mexicana?

A reserva de que se requiere un análisis más minucioso, le presento algunas consideraciones de arranque.

Va primero una síntesis: Se acordó una reducción del ISR de las empresas a una tasa de 21 por ciento desde el 35 por ciento de tasa federal vigente; se establece una tasa de 15.5 por ciento para las utilidades repatriadas a Estados Unidos (EU) si son en dinero líquido o de 8.0 por ciento en activos no líquidos; se permite la depreciación inmediata del 100 por ciento de las inversiones en maquinaria y activos fijos. Hay más detalles y hay modificaciones para personas físicas, pero veamos las anteriores, que son las que más impacto pueden tener.

1.- Lo que podría estar en riesgo con la reducción de la tasa del ISR no es la ubicación de las inversiones, sino la ubicación del domicilio fiscal de las empresas. Es decir, sin necesidad de mover una sola planta, se puede cambiar el domicilio fiscal de México (o cualquier otro país) a EU. No son directamente los empleos los que están en riesgo por la baja del ISR sino la captación del ISR empresarial.

2.- Existe una ganancia en la competitividad fiscal de EU, pero no existe una gran diferencia con la tasa de 30 por ciento vigente en México. Hoy, en EU se paga una tasa federal de 35 por ciento y tasas estatales que van de 5.0 a 8.0 por ciento en la mayoría de los estados de EU, así que podían pagar de 40 a 43 por ciento de tasa efectiva. Ahora la reducción será a un nivel tal vez de 26 a 29 por ciento.

3.- No es correcto acumular al 30 por ciento que se paga en México el 10 por ciento de PTU con el que a veces se calcula una tasa de 40 por ciento. En todo caso, el PTU es parte de los costos laborales y de acuerdo con todas las mediciones, aun con este componente hay ventajas considerables en costos laborales en México respecto a EU.

4.- El efecto sobre las inversiones podría darse a partir de la decisión de repatriar utilidades por parte de las filiales de empresas en EU. Esto ocurriría con el propósito de aprovechar la tasa reducida de 15.5 por ciento que la reforma ha fijado, lo que quizás incidiría en una reducción de la reinversión de utilidades de las empresas de EU.

5.- Podría haber también un impacto negativo con la depreciación inmediata de las inversiones en activo fijo, lo que también movería a establecer el domicilio fiscal en EU, con objeto de aprovechar esa facilidad, sobre todo en industrias altamente intensivas en capital.

Hay más temas que analizar y lo haremos en próximas entregas.

Tanto el secretario de Hacienda como el gobernador del Banco de México han dicho que verán con atención la reforma fiscal en EU.

Creo que con lo que quedó definido el fin de semana, ya se puede hacer un análisis a fondo que nos permita calibrar el impacto efectivo que puede tener sobre México.

Con todo y que entre en vigor de manera inmediata, creo que la autoridad mexicana no debe reaccionar a bote pronto, sino haciendo una valoración cuidadosa de las implicaciones, viendo el panorama económico en conjunto, cosa que seguramente también harán muchas empresas antes de tomar decisiones.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Un gabinete para AMLO
Comenzaron ya las campañas electorales
AMLO y su catálogo de incongruencias

Sign up for free