Opinión

¿Cuánto gana Pemex Internacional?

10 febrero 2014 4:54 Última actualización 15 julio 2013 5:42

 
 
Dolores Padierna*
 
 
Pemex administró directamente sus inversiones en el exterior hasta 1987 y mantuvo así la rectoría integral sobre los activos fundamentales propiedad de la Nación. Tenía oficinas en Londres, Madrid, Nueva York, Houston y Texas, dependientes de la entonces Coordinación Ejecutiva de Comercio Internacional, cuya función era buscar clientes para venderles el crudo y los petrolíferos mexicanos.
 

Sin embargo, desde 1988 Carlos Salinas manejó a Pemex con enorme discrecionalidad al realizar operaciones financieras del organismo público ajenas al control del Congreso y al margen de las leyes mexicanas: al crear, con recursos de la paraestatal, filiales 'no paraestatales', tipo holdings, encargadas de constituir empresas instrumentales y fideicomisos exentos de rendir cuentas.
 

Todas sus actividades, consejos de administración y funcionamiento se han pagado con recursos de Pemex, es decir, con dinero público, pero que no existen en la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal. Además, su contabilidad es paralela a la de la Tesorería de Pemex y escapa al Presupuesto Público Federal. Sus documentos constitutivos establecen que dichas empresas, por ser no prioritarias ni estratégicas, pierden 'nacionalidad' y aunque el capital para crearlas es recurso de Pemex, se les considera como empresas 'extranjeras' y por ello les son aplicables las leyes del país donde radiquen.
 
 
Los primeros holdings fueron creados en 1988, uno fue denominado PMI Holdings B.V. (PMIHBV) y otro, PMI Holdings N.V. (PMIHNV). También se creó la entidad 'PMI CIM', la cual brindaría servicios administrativos, comerciales y financieros a las filiales. Otras filiales son: PMI Cervices BV, PMI Comercio Internacional SA de CV (1989); PMI Services Europe Limited, PMI Trading Limited (Irlanda 1991), Pemex Capital INC (Delaware, febrero/1992), Pemex Kot Insurance Company, AG (1993), Pemex Deer Park Refining Limited, Partnership (1993); y varias más.
 
 

En el gobierno de Ernesto Zedillo se constituyó la filial Pemex Procurement International, Inc. (1995) y se crearon los Pidiregas (1997); además, se compraron acciones de Repsol (5 por ciento), entre otras operaciones. Vicente Fox convirtió a Repsol en contratista y le fueron encargados trabajos de exploración y producción en Cuenca de Burgos. Con Felipe Calderón se formó una Tesorería paralela a la Tesorería de Pemex, para manejar extralegalmente todos los recursos de las filiales y fideicomisos; se adquirió otro paquete accionario de Repsol para subirlo a 9.4 por ciento y se formaron las filiales Frontera Brownsville LLC (2011), PMI Field Management Resources, S.L.; y PMI Campos Maduros SANMA, S. de RL de CV; además, formalizó los contratos incentivados a compañías petroleras extranjeras.
 
 

En 2012, se crea PEMEX USA, Inc., PEMEX USA GOM I. Inc. y PPQ Cadena Productiva S.L., entre otros instrumentos.
 
 
La filial 'Frontera Brownsville LLC' es muestra clara de que nunca hubo intención del gobierno de Calderón de reactivar nuestras refinerías y mucho menos de construir la Refinería de Tula, ya que esta filial tiene como objetivo asegurar el suministro de productos refinados desde Estados Unidos. Otro ejemplo: Enrique Peña Nieto autorizó la creación de la filial 'PPQ Cadena Productiva, S.L.', radicada en España con aportación 100 por ciento de capital de Pemex; su objetivo es el manejo de fondos propios de residentes y no residentes en España. Con esta empresa, Pemex puede suscribir y enajenar acciones de distintas empresas.
 
 

¿Cuánto gana Pemex Internacional? ¿Qué destino tienen estos cientos de miles de millones? ¿Por qué no se rinde cuentas de ello? Justo los gobernantes inventaron estas figuras para no estar sujetos a la ley y, para eludir la rendición de cuentas, argumentan que no hay recursos y buscan su privatización; es indispensable que nos rindan cuentas, no sólo al Congreso, sino a la sociedad; porque según la Cuenta Pública 2010, la tesorería paralela de Pemex hizo un depósito de 22,598 millones de pesos al banco extranjero J.P. Morgan Chase Bank NA.
 
 
Con tales figuras empresariales, desde 1988 inició un proceso de privatización furtiva de Pemex. Sus consecuencias en estos últimos 15 años han sido lamentables: deterioro, capacidad instalada inutilizada, nula construcción de refinerías y la corrupción, etc. Estas acciones extralegales minaron sistemáticamente el proyecto estratégico de que Pemex pudiera ser una potencia energética; detuvieron su expansión y propiciaron su descapitalización, la desincorporación de su infraestructura y la privatización de los activos más valiosos con que cuenta la Nación.
 
* La autora es senadora de la República