Opinión

¿Cuánto cuestan los pasivos de Pemex y CFE?

El tema de los pasivos laborales de Pemex y CFE es complejo. Veamos algunos de los puntos que se derivan del dictamen aprobado en comisiones, que hoy comenzarán a debatirse en el Pleno de la Cámara de Diputados.

1.- Afortunadamente no quedó la redacción en la ley como un “debe” del gobierno el asumir como deuda pública la totalidad de los pasivos laborales de CFE y Pemex. Se establece la posibilidad de que el gobierno asuma “una parte” de esos pasivos, sujeto a ciertas condiciones.

2.- La condición es que en el plazo de un año luego de la entrada en vigor de la nueva ley, las empresas y sus sindicatos negocien cambios en los contratos colectivos con objeto de que haya un ajuste gradual en las condiciones de jubilación de los trabajadores en activo y un régimen basado en ahorro individual (en Pemex, ya lo hay en CFE) para quienes serán contratados por vez primera.

3.-
A veces se piensa que el problema de las pensiones es que el pasivo es muy grande. En el caso de Pemex, a junio era de 1 billón 153 mil millones de pesos y en el de la CFE, a marzo, de 507 mil 850 millones de pesos. El problema no es el tamaño sino que no existe una reserva que permita fondear los pagos de este pasivo contingente que habrá de realizarse en las próximas décadas.

4.- Pemex tiene presupuestado este año un monto de 38 mil 119 millones de pesos para el pago de pensiones, lo que representa 47 por ciento del gasto para el personal en activo; la CFE, 19 mil 874 millones, equivalentes a 44.7 por ciento del total de los pagos también al personal en activo. Las modificaciones que se harían a los contratos prácticamente no cambiarían en el corto plazo estas erogaciones, pues tendrían efecto en plazos medio y largo.

5.-
Si el gobierno federal asumiera la totalidad de los pasivos, esto significaría que debe destinar anualmente a partir del momento en el que eso ocurriera, alrededor de 58 mil millones de pesos para pagar las jubilaciones. Hay que preguntar de qué partida saldrían esos recursos, que por otra parte serían crecientes a lo largo del tiempo. Hoy que va a discutirse el transitorio correspondiente en el Pleno de la Cámara debe quedar claro cuál sería el costo para la finanzas públicas de esa asunción de pasivos.

6.- Si se quiere que Pemex y CFE sean verdaderamente competitivos, se requiere una revisión de contratos colectivos que va mucho más allá del tema de las pensiones y jubilaciones. Las empresas privadas que van a competir con las dos “empresas productivas del Estado” van a tener costos laborales más bajos no sólo en materia de pensiones sino porque seguramente, por ejemplo, no van a “regalar” a sus trabajadores ni 500 litros de gasolina al mes ni tampoco sus recibos de luz.

Así que si verdaderamente los legisladores están interesados en dejar a las paraestatales en condiciones de competir, deben generar incentivos para que en los contratos cambien más cosas que las pensiones.

Twitter: @E_Q_