Opinión

¿Cuántas Pymes serán “las muertas de ICA”?

 
1
 

 

ica

Empresa emblemática mexicana en el ramo de la construcción; nacida en 1947 por la visión de un ingeniero como Bernardo Quintana quien con otros 17 ingenieros civiles mexicanos constituyó una Asociación de Ingenieros Civiles que con el tiempo se convirtiera en el símbolo del México del mañana. Hoy pasa quizá el peor de sus momentos financieros a unos centímetros de la insolvencia y de un concurso mercantil.

ICA, no se nos olvide, es una empresa encargada de inmuebles y obras símbolo de lo mejor del país. No podemos olvidar que hizo posible el Estadio Azteca, la Basílica de Guadalupe moderna, el Palacio de los Deportes, La Torre Mayor, el Museo del Papalote y decenas, centenares de obras más que comunican, reciben y turnan pasajeros, reciben reconocimientos internacionales y se les fotografía para demostrar que México no es un indígena dormido que se recarga sobre un cactus en medio de la nada.

No parece que dentro de su operación, ICA haya incurrido en exceso de dispendio o ejercido el fraude (o fraudes) escandaloso (s) que le dan la vuelta al mundo y que otros aprovechen para poner como ejemplo del subdesarrollo empresarial mexicano.

Se antoja más acertada la explicación que señala el que en su trayecto relativamente reciente incurrió en poco cuidado en al menos dos aspectos: sus deudas estaban en la bolsa derecha expresados principalmente en dólares mientras que en la bolsa izquierda los ingresos ingresaban expresados en pesos.

Otra gran lección radica en aconsejar a las empresas que no dependan fundamentalmente de un cliente. Para el caso de ICA, del gobierno federal porque cuando éste da marcha atrás en sus planes de inversión en infraestructura equivale a que a un ciclista, en plena marcha, le quiten la llanta de adelante y parte de la de atrás.

También se señala que en el pasado reciente, con tal de llevarse las obras castigaba sus ingresos. Para no hablar de aquellos proyectos en los que salió francamente muy revolcado como en el caso de la Línea 12 del Metro o en proyectos carreteros donde la autoridad federal “se ha hecho pato” con las conciliaciones.

No descarte que el “no pago puntual” sea un proceso que definitivamente acabó quebrando la estructura financiera de la constructora. Nadie quiere señalar al gobierno federal en el porcentaje de responsabilidad que pueda corresponderle en este proceso de crucifixión empresarial.

Los adeudos gubernamentales explicaría al menos una tercera parte de la deuda en pesos de la empresa constructora, se dice extraoficialmente.

El asunto dará mucho de qué hablar porque los mercados buscarán hacia dónde salpicará el sangrado de esta gran empresa mexicana.

Saldrán manchadas otras empresas mexicanas de la construcción y se pondrá especial lupa en conocer que empresas tienen circunstancias similares a las de ICA y por ende pudieran también ser sujetas del análisis de calificadoras y del pánico de los inversionistas.

Pero detrás de esta compañía emblemática están centenares de Pymes, consultores y proveedoras de Ingenieros Civiles Asociados.

Unos quieren ver la cara de quienes adquirieron deuda de la gran empresa de la construcción y otros centramos la atención en quienes esperan desde hace semanas o meses que ICA cumpla con sus compromisos de pagos contraídos con ellas y pendientes en su cumplimiento de pago.

Habrá damnificados en ambos terrenos. Unos y otros asumirán sus pérdidas. Unos reducirán riqueza y otros cerrarán sus empresas proveedoras. Unos quieren ver la cara de quienes esperando pesos por el pago de sus intereses financieros, recibirán centavos. Es obligado también ver a quienes esperaban pesos sin que exista la posibilidad ya de que los reciban.

De que ICA saldrá adelante, esperamos, habrá de hacerlo. No sin sacrificios, ventas de activos, renegociación con los acreedores y ajuste de la plantilla laboral.

Otras empresas no correrán con la misma suerte. Las pequeñas pagarán con su vida, generando una estela de desempleos y de un amargo fin de año.

El saldo rojo en sus Pymes proveedoras habremos de conocerlo en varias semanas cuando no en varios meses.

De tin marín…

El 70 por ciento del recorte que el gobierno federal aplicará al presupuesto de la Secretaría de Economía para 2016 llevará la tarjeta con la siguiente inscripción: Cortesía del Inadem.

A la hora del recortadero a nadie le hace gracia, y menos al Inadem, que en 70 por ciento se lleve el honor de reducir sus canicas como aporte al sacrificio presupuestal del ramo administrativo que, dicen, “le cobija”.

El Inadem tendrá que ser más creativo, más eficiente, innovador y quizá reinventarse. A mitad del camino se antoja prudente y necesario que su primer presidente, Enrique Jacob Rocha retome aquellas mesas de conversación con el ecosistema emprendedor. No sólo para escuchar de manera directa las evaluaciones de quienes hacen e integran esta comunidad sino también para encontrar nuevas salidas a un entorno adverso que se espera temporal.

En etapas de crisis hay que estar y mucho dice el que la autoridad vea a los ojos a quienes aplican la política pública al tiempo que estos pueden reconocer en la posibilidad del diálogo abierto, un gesto de prudente sabiduría de quien comanda las políticas públicas hacia las Pymes y emprendedores.

Lo que primero se antoja pensar es que, de plano, el secretario Guajardo no quiere mucho a la política pública hacia emprendedores y las Mipymes. Es posible que no sea así pero de que será lo que primero se piense, júrelo. Como dice el dicho popular juvenil: ¡Se mancharon con el Inadem!

...de dos pingüe

Mañana cumplimos diez años de trabajo ininterrumpido en Universo Pyme (radio, televisión, internet, prensa escrita y redes sociales) con la satisfacción de haber cumplido, haber puesto el corazón, el entusiasmo y el coraje en medio del desierto.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

Correo: direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:
Leña ecológica, innovación de niños oaxaqueños
Mezcal y turismo en el eje emprendedor oaxaqueño
Lanza CDMX ofensiva para recuperar mercados públicos