Opinión

¿Cuándo aprender y cuándo delegar?

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Branson.

Pregunta: ¿Cómo decide si contratar a alguien con una habilidad especial o aprenderla usted mismo? Por ejemplo, digamos que tiene una gran idea para una aplicación, pero no tiene habilidades de programación. ¿Qué haría?

Markus Lock.

Respuesta: Como emprendedor, necesitas ser consciente de ti mismo.

Quien quiera lanzar un negocio debe tener una comprensión sólida de aquello en lo que es bueno y lo que le apasiona, saber esto te ayudará a lograr tus metas más rápidamente.

Una percepción común sobre los emprendedores es que, como los artistas, trabajan solos. Muchas personas piensan que los empresarios exitosos han superado desafíos y llevado ideas al mercado a través de la mera fuerza de su personalidad. ¡Pero eso es un cuento de hadas! Aunque hacer las cosas solo es una idea romántica, pocos emprendedores lanzan un negocio en solitario y, de hecho, los artistas habitualmente también reciben ayuda.

Markus, es vital para el éxito de tu negocio que aprendas a delegar aquello que no puedas hacer bien. No estoy diciendo que nunca debas intentar aprender una nueva habilidad; los emprendedores habitualmente son insaciablemente curiosos.

Cuando yo intento una nueva tarea y descubro que no me gusta o simplemente no estoy hecho para eso, lo delego a alguien a quien le apasione el trabajo

Así que deberías darte una oportunidad en el desarrollo de aplicaciones primero, podrías encontrar que programar te fascina. (¡Deberías intentar todo al menos una vez!) Si ese no es el caso, no pasa nada, encuentra a alguien que tenga las habilidades para crear tu aplicación.

Cuando yo intento una nueva tarea y descubro que no me gusta o simplemente no estoy hecho para eso, lo delego a alguien a quien le apasione el trabajo, a sabiendas de que esa persona hará una gran labor. Esta es parte de nuestra filosofía en Virgin: no nos limitamos a las habilidades de las personas de nuestro equipo, sino que también empleamos a cientos de agencias, contratistas e independientes.

Trabajamos con desarrolladores de sitios web, fabricantes de aviones, operadoras de centros de servicio al cliente, proveedores de servicio y muchos otros maravillosos proveedores. En los últimos 40 años, nos han ayudado a hacer crecer nuestra marca al punto donde está ahora, y no podríamos funcionar sin ellos.

Todavía recuerdo cuán intimidante resultó delegar trabajo por primera vez. Cuando mis amigos y yo iniciamos Virgin hace décadas, yo sabía que me faltaba conocimiento vital en algunos temas; particularmente en contabilidad, ya que nunca fui muy bueno con los números. Como lo mencioné en columnas anteriores, después de hacer mi mejor esfuerzo por administrar los libros y las finanzas, contraté a un contador, Jack Clayden.

Mis amigos y yo nunca habríamos hecho despegar nuestro negocio sin Jack: él compartía nuestra visión y, en algunas áreas, sabía mejor que nosotros cómo hacerla realidad. De nuestra experiencia trabajando con él, aprendimos que si realmente queríamos hacer crecer nuestro negocio, teníamos que delegar.

Por supuesto, eso no significa que tú simplemente debieras delegar tu trabajo a tu equipo. Conforme tu negocio crezca, busca personas que comprendan tus ideas, quieran contribuir a ellas y puedan imaginar formas de hacer mejoras en tu negocio. Conforme tus responsabilidades aumenten, delegar lo que otros puedan hacer mejor te liberará para planear para el futuro y encontrar nuevas formas de desarrollar tu compañía. Pero, aunque es importante confiar en tu personal y colaboradores y permitirles cierta autonomía, es primordial que permanezcas conectado con tu negocio o podrías no notar las señales de advertencia cuando algo esté a punto de ir mal.

Todo esto se reduce a la colaboración, la cual es vital para cualquier compañía sana y es parte integral de la vida de cualquier emprendedor.

Desencadena una innovación maravillosa, sin la cual un negocio nunca avanzaría. Si puedes delegar y colaborar de manera eficaz, encontrarás que tienes más tiempo para enfocarte en el panorama general y lograr las cosas que necesitas hacer para que tu producto o servicio destaque.

Delegar… de la manera correcta
Como emprendedor, eventualmente enfrentarás la necesidad de delegar algunas responsabilidades cotidianas para poder enfocarte en el crecimiento del negocio. He aquí algunos consejos:

--Delega a personas que quieran aportar a tus ideas y tu visión para la empresa.

--Cuando empieces a delegar tareas, recuerda dar algo de autonomía a tu personal.

--Identifica las áreas en las cuales pudieran faltarte ciertas habilidades e incorpora a personas que puedan ayudar con esas responsabilidades.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
Empresas que ayudan a otras
No necesitas un inversionista, necesariamente
Acelerando hacia la sustentabilidad