Opinión

Cuadrar el presupuesto

 
1
 

 

Billetes. Banxico. (Cuartoscuro)

Como cada año, la Cámara de Diputados modificó la iniciativa de Ley de Ingresos a fin de incrementar los ingresos públicos para 2016. En esta ocasión, revisó al alza la estimación del tipo de cambio promedio, de $15.90 pesos a $16.50 por dólar, lo que en principio se justifica dada la expectativa de cierre para 2015 y su posible trayectoria durante el año próximo. Esta vez los legisladores no modificaron otros parámetros como el precio y la producción petrolera u otras variables base para las proyecciones de la recaudación fiscal.

El aumento del tipo de cambio implica ingresos “adicionales” (en el papel) por $17,000 millones de pesos a los propuestos originalmente por la SHCP, que se derivarían de un incremento de $30.6 mil millones de pesos por el factor cambiario y de una disminución de $13.7 mil millones de pesos por los ajustes que realizaron en el Impuesto sobre la Renta (deducciones personales, en las inversiones y en los automóviles, así como al régimen de incorporación fiscal) y en el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (refrescos y gasolinas). Persiste la interrogante de los cambios que podría hacer la Cámara de Senadores, sobre todo en este último impuesto que involucra recursos por cerca de $500 millones de pesos.

En todo caso, las modificaciones relevantes estarán por el lado del gasto, las cuales se requerirán para “cuadrar” el presupuesto considerando que no se modifique el déficit económico del sector público ($577.2 mil millones, equivalentes a 3% del PIB). En primer lugar, será necesario incorporar el impacto en el gasto del mayor tipo de cambio, cuando menos en la balanza comercial petrolera -que se estima será deficitaria en aproximadamente 9 mil millones de dólares en 2016- y en el costo financiero de la deuda externa del sector público; ambos conceptos implicarían un mayor gasto por cerca de $8.2 mil millones de pesos. Ello sólo dejaría $9 mil millones de pesos para atender las presiones y solicitudes de gasto adicional de gobernadores, sectores (como el agropecuario) y de los compromisos de los nuevos legisladores. En esta materia el jaloneo legislativo será intenso y tendrá que darse en un par de semanas, salvo que echen a andar el famoso “reloj legislativo” y posterguen la aprobación del presupuesto hasta después de la fecha establecida en la Constitución (15 de noviembre).

El segundo tema, que seguramente estará ausente de las discusiones sobre el gasto, ya que ni al Ejecutivo ni al Legislativo conviene hacerlo explícito, será la pésima situación financiera de las Empresas Productivas del Estado en 2016, en particular, la de Pemex y que previsiblemente generará un hoyo sustancial en las finanzas públicas.

Esta semana El Financiero documentó parte de los menores ingresos que se podrían generar por la pérdida de mercado de gas natural (resultado de la nueva regulación), de la venta de gasolinas (por el cambio en el IEPS y la baja del precio) y por la reducción de la demanda de combustóleo de la Comisión Federal de Electricidad. A ello se sumaría una menor producción de petróleo y gas; aunque el presupuesto es conservador en el sentido que mantiene los niveles actuales, no toma en cuenta que la producción ha caído 8% a tasa anual y que no sería remoto que se presentaran nuevos accidentes como los de este año, por falta de mantenimiento de sus instalaciones.

Además, los retrasos en la migración de contratos –deberían haberse realizado ya según el programa-- y en las asociaciones en diversos campos (farm outs) no permitirán sostener la producción actual. Por otra parte, en 2016 se abrirá la competencia en la importación de gas LP y la capacidad de refinación está cada vez más limitada por problemas operativos, lo que también le restará ingresos a Pemex.

No sería remoto que la SHCP tuviera que realizar transferencias extraordinarias a la empresa para solventar esas deficiencias, lo que a su vez requeriría ajustes al gasto público o un mayor déficit. Cuadrar las cuentas presupuestales se ve remoto.

Twitter:@ruizfunes

También te puede interesar:

Deficiencias, retos (y absurdos) del sistema de salud

Sobre-explotación de acuíferos: ¿hasta cuándo?

TPP: Apuntes iniciales y pendientes