Opinión

Critiquemos sin hacer leña del árbol caído

 
1
 

 

EPN realiza la declaratoria de clausura de la 40 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública. (Tomada de @PresidenciaMX)

Muchos recordamos la época de los informes presidenciales de mandatarios todopoderosos en el clímax del reino priista, cuando salían del recinto parlamentario después de soporíferas peroratas en que recitaban por horas números incomprensibles, mientras su audiencia se esforzaba por interrumpirlo para aplaudir periódicamente más que el de junto. Posteriormente, el mandatario salía del Congreso para recibir el 'espontáneo' reconocimiento de organizaciones populares y del pueblo mismo. En ese trayecto toda barda estaba pintada, todo bache tapado, y cada jardinera bellamente regada y podada. El presidente atestiguaba la prosperidad y veía, de primera mano, el aprecio de su pueblo. En esos días no había redes sociales.

Hoy, sorprende el aislamiento de Peña Nieto. Su presidencia está herida de muerte, y me pregunto si ya se dio cuenta. Repite la importancia de las reformas estructurales, con la certeza de que por éstas ocupará un lugar estelar en la historia, sin reparar en que su implementación ha sido deficiente, o en que la crítica que se hace a su deshonestidad y a la de sus colaboradores cercanos es relevante.

Merece reconocimiento el éxito en la aprobación de las reformas. Pero hoy resulta claro que persuadieron a legisladores desembolsando recursos cuantiosos, más que por elocuencia, o invocando a su sentido de compromiso histórico. Apelar a la codicia, más que a la convicción, estropea la implementación, máxime cuando los grupos afectados se ponen en cola para ordeñar la misma ubre del gobierno (¿y nos preguntamos por qué acumulan déficits tan abultados?). No ayuda que algunos de los opositores más férreos reciban apoyo desde Bucareli. En el próximo año arreciarán las patadas entre los colaboradores presidenciables del presidente, pero sobre todo vendrá un ataque inmisericorde, comandado por Beltrones, del PRI 'no Atlacomulco' que ha sido torpemente marginado todo el sexenio. La posible derrota mexiquense del PRI los pone en una situación históricamente precaria.

El nombramiento de Luis Enrique Miranda en Sedesol confirma dos cosas. Primero, que el presidente revira en su misma estrategia. Cree que desde esa secretaría, donde el cuantioso gasto clientelar se disfraza de combate a la pobreza, puede comprar la gubernatura del Estado de México, y la permanencia del PRI en Los Pinos. Acumula secretarios cuestionables en su gabinete, en vez de abrirlo a talento fresco. Comete un error grave.

En esta era de redes sociales, el fortísimo deterioro de su imagen contagiará a su equipo y partido. Su única salvación posible, y que conste que no necesariamente la de su partido, estaría en hacer un esfuerzo real por combatir la corrupción, empoderando instituciones autónomas y con dientes.

Después del error de agosto (la visita de Trump), ha habido un ataque despiadado al presidente. Parte de éste es merecido, pero otra totalmente malintencionada. Por ejemplo, se sacó a la luz pública un sketch del programa Saturday Night Live https://youtu.be/1UgOv62xOiQ en el que se burlan del pago del muro fronterizo. Éste se hizo en noviembre, cuando Trump fue anfitrión del programa, pero hacen pensar que es consecuencia de la visita.

Igualmente distribuyen un discurso de Trump en el que se burla del “presidente o expresidente de México”, haciéndolo parecer posterior a la visita. En éste hacía referencia a afirmaciones previas de Vicente Fox, no relacionadas al viaje. Hay una diferencia entre poner el dedo en la llaga, buscando que el presidente y su equipo reaccionen, y hacer leña del árbol caído para debilitarlo, lo cual debilita también al país.

Muchos empresarios mexicanos creen que cualquier crítica a Peña fortalece a López Obrador. Estoy en desacuerdo. Lo que más fortalecería al demagogo es que en sus últimos dos años el presidente crea que las reformas del principio de su administración bastan y sobran como legado de su presidencia. Tiene dos años para apuntalar, sin demagogia, la implementación de las reformas energética, de telecomunicaciones y educativa. Le urge detener el forcejeo infantil entre colaboradores que pone en riesgo al país. Necesita que las finanzas públicas vuelvan a mostrar el comportamiento responsable de antaño, para lo cual tendrá que hacer una reforma de fondo al ejercicio del gasto público, reconociendo que tendrá que asumir el costo político de hacerlo. El Presupuesto que se acaba de presentar es una tomada de pelo que garantizará el castigo de calificadoras, nos encamina a perder el grado de inversión, y encarecerá la deuda, complicando la situación financiera de empresas y de gobiernos por venir. El equipo de Peña parece preferir eso, a correr el riesgo de no tener munición para el Estado de México, o de enemistarse con gobernadores. Las transferencias a estados ¡aumentan! en este Presupuesto.

Si este sexenio termina con una crisis económica, Peña garantiza una cacería de brujas contra él y sus colaboradores en la próxima administración.

El silencio y la aquiescencia sí fortalecen a López. Ojalá escucharan a críticos que buscan forjar un México más próspero y justo. El tiempo se agota.

​Twitter: @jorgesuarezv

También te puede interesar:
EPN exportó su ineptitud
El presidente que se hace chiquito
El rascacielos sin cimientos