Opinión

Crisis y oportunidad

 
1
 

 

ica

La mirada en estos días está dirigida a la caída de los títulos de la constructora ICA (Ingenieros Civiles Asociados), a los procesos de due dilligence que se hacen para que la empresa salga de los problemas financieros que enfrenta.

Pero más allá de que en la sesión de hoy sus acciones cayeron 1.66 por ciento luego de que el lunes fuera suspendida, los cambios por los que la constructora atraviesa son resultado del efecto que están causando la reducción en el gasto público en infraestructura y el peso que ha traído la contratación de créditos en dólares, en tiempos de alta volatilidad cambiaria.

La historia de las crisis en las empresas constructoras no es nueva. Casi de manera cíclica, los desequilibrios macroeconómicos hicieron lo propio con firmas del tamaño de Bufete Industrial o Grupo Mexicano de Desarrollo.

La historia actual de ICA se resume en una deuda de mil 350 millones de dólares y como cualquier consorcio con experiencia global, ha recibido de expertos en reestructura la asesoría necesaria para lidiar con el tamaño de compromisos financieros que enfrenta.

Ante la circunstancias, el camino lógico era que la firma se sirviera de las opciones de nuevos vehículos financieros que han traído liquidez al negocio inmobiliario y al nicho de infraestructura.

El resultado relevante en este sentido es el acuerdo que cerró con el CKD (Certificado de Capital de Desarrollo) Fomento a la Energía e Infraestructura de México, a partir del cual obtendrá un crédito convertible que asciende a 750 millones de pesos. El respiro financiero hará factible que la empresa concluya la construcción de la autopista Palmillas-Apaseo el Grande en Querétaro y Guanajuato, cuya licitación fue otorgada a 30 años a Covimsa.

Para cualquier empresa con problemas financieros una volatilidad como la que se vive en México y el mundo agudiza su situación. Sin embargo, no puede ignorarse lo que a este sector está causando el desequilibrio macro, la falta de recursos de inversión pública y la crisis financiera global.

El final seguro quedará aclarado antes de lo que muchos imaginan, dado que la firma cuenta con el apoyo de grupos especializados en reestructura y negociación crediticia corporativa. Mientras eso sucede es claro que la salida de vehículos como la esperada Fibra E podrían traer al nicho de la infraestructura.

Cierto es que el contexto macro no ayuda; sin embargo aún en la volatilidad llama la atención lo que ocurre alrededor del sector vivienda que regresa a la escena al mercado de capitales con la oferta pública que la constructora Javer cerró el pasado 13 de enero, a la cual seguirán otras firmas, tal cual lo hemos comentado.

La lógica que marca crisis vs. ingreso al mercado es reflejo fiel de la diversidad en la visión de quienes participan en el negocio. Algunos lo resumirían en crisis y oportunidad.

Twitter: @claudiaolguinmx

También te puede interesar:
¿Dólar fuerte y el real estate?
Insurgentes se transforma
Bajío industrial, con todo