Opinión

Crisis: México se centroamericaniza


 
La última encuesta de Latinobarómetro arrojó indicios de la crisis de expectativas sociales, económicas y políticas de los mexicanos, derivadas del hecho de que la democratización no trajo progreso. Tres datos son los más reveladores:
 
1.- La centroamericanización de las expectativas mexicanas, pues ante la baja en el desarrollo, los mexicanos colocan sus esperanzas a nivel de los países de esa región que de suyo carecen de posibilidades de desarrollo por su pobreza y dependencia.
 
 
2.- Con todo, los mexicanos le perdieron la fe al Estado y en comparación le otorgan más posibilidades al mercado, además de que, según la encuesta, en México hay mayor nivel de aceptación de las privatizaciones y sus beneficios.
 
 
3.- La democratización no trajo desarrollo, por lo que el apoyo a la democracia en México fue de apenas 37 por ciento contra una media latinoamericana de 56 por ciento; paradójicamente, y pese los conflictos crecientes, los venezolanos ocupan el primer lugar en poyo a la democracia con 87 por ciento.
 
 
Los datos más importantes de la encuesta (www.latinobarometro.org) son:
 
 
--México, insatisfecho con la democracia en 21 por ciento, penúltimo lugar con Honduras 18 porciento, como el país más decepcionado; media regional 39 por ciento; Uruguay el más satisfecho con 82 por ciento.
 
 
--El escepticismo: la imagen que tienen los ciudadanos sobre el progreso de su país: México 19 por ciento, contra una media latinoamericana de 37 por ciento, el más confiado es Ecuador con 77 por ciento.
 
 
--Mala situación económica: México con 46 por ciento de insatisfechos, sobre una media latinoamericana de 29 por ciento; el más satisfecho con su situación económica es Ecuador con 67 por ciento.
 
 
--Sentimiento económico: México (23 por ciento) entre los más bajos junto a los centroamericanos Guatemala y Honduras
 
 
--Sobre la pregunta de si puede haber democracia sin partidos, México ocupó el primer lugar con 45 por ciento, contra una media de 31 por ciento en América latina y 14 por ciento en Venezuela.
 
 
--Y si podría haber una democracia sin Congreso, México también tiene el primer lugar con 38 por ciento, contra una media regional de 27 por ciento. Sobre ambos datos, el 19 por ciento de los mexicanos consideró un apoyo al autoritarismo porque ahí sí se resuelven problemas.
 
 
--El problema para los mexicanos no es la corrupción sino la delincuencia (28 por ciento), desempleo (21 por ciento), los problemas económicos (13 por ciento), los problemas políticos (9 por ciento), la corrupción (6 por ciento), la pobreza (3 por ciento) y la educación (3 por ciento).
 
 
--Hacia el futuro: el 53 por ciento de los mexicanos afirma que existen pocas probabilidades de resolver los problemas en los próximos cinco años, que el 42 por ciento que tiene confianza en la probabilidad de que sí se resuelvan.
 
 
--La satisfacción de los mexicanos con la economía es baja (16 por ciento), contra una media de 27 por ciento en América Latina.
 
 
--Pese a los debates, el 58 por ciento de los mexicanos afirmó que el mercado es el único sistema que debe ser desarrollarlo, contra una media regional de 59 por ciento.
 
 
--Y en la misma línea, el 35 por ciento de los mexicanos afirmó que las privatizaciones fueron beneficiosas para el país, contra una media de 30 por ciento.
 
 
--El pesimismo hacia los resultados tiene México entre los más decepcionados con el comportamiento económico: el 82 por ciento está insatisfecho con la economía, el 76 por ciento afirma que es injusta la distribución del ingreso, el 78 por ciento asume que el progreso está estancado y en franco retroceso.
 
 
--Lo malo es que también existe un escepticismo respecto a que el Estado pueda resolver los problemas de los países. El 47 por ciento de los mexicanos cree que el Estado sí puede, debajo de la media de 56 por ciento regional. Frente al 58 por ciento que confía más en el mercado, el saldo revela una privatización de las expectativas sociales.
 
 
www.grupotransicion.com.mx