Opinión

Crimen organizado y elecciones

Somos muchos quienes estamos preocupados por la infiltración o injerencia de la delincuencia organizada en los grupos o partidos políticos. El financiamiento de los grupos delincuenciales con el que pudieran contar en determinado momento los candidatos promete que la impunidad siga siendo la constante en muchas regiones de nuestro país. Son o deberían ser los partidos políticos los más preocupados por investigar de todas las maneras a quienes pretendan contender para un puesto de elección popular. Resulta que en el país se ha evaluado en los distintos centros de control de confianza a más de ochocientos cincuenta mil elementos de corporaciones encargadas de la seguridad pública, contando a municipales, estatales y federales. Que yo sepa ningún candidato se ha sometido a estos exámenes y menos se ha hecho público, cuando me parece que quienes tienen tal nivel de responsabilidad debieran ser gente honesta y eso por decir lo menos, ya que si tuvieran amor por el servicio público y por México, la honestidad se daría por descontada.

Mi mayor temor es que en los estados donde próximamente habrá elecciones para gobernador, quienes lleguen decidan cambiar a los secretarios de Seguridad Pública que están funcionando bien o a los procuradores generales de Justicia que no tengan tacha en su comportamiento. México se reinventa en cada elección y eso es probablemente lo que más daño le ha hecho a nuestro país. Lo que hizo el anterior gobernante es despreciado por el nuevo aún cuando hubiesen sido cosas en beneficio de la población, situación que generaría un volver a empezar. Hacen falta políticas públicas que trasciendan a los gobiernos que estén de turno, sólo de esa manera podremos tener rumbo como país.

Son muchos los casos en los que un nuevo gobernador pone a su compadre al frente de la seguridad pública, y no se diga en las alcaldías, pero cuando además hubo injerencia de grupos criminales, lo que ocasiona que la inseguridad quede arraigada en las distintas comunidades. Esta situación deja como resultado infinidad de casos que tanto lastiman a México.

¿Qué hacer para evitarlo? Primero, creo que el hecho de acercarse a las instituciones federales que tienen bajo su responsabilidad labores de inteligencia, sería un gran paso; luego, que los partidos políticos hagan evaluaciones de confianza a sus candidatos, vean, escudriñen, investiguen, si su modus vivendi corresponde a lo que el que pretende ser candidato, ha podido ganar en su vida laboral.

La responsabilidad de un México en paz no es sólo del presidente de la República, la mayor parte de responsabilidad se tiene en los presidente municipales y hasta que llegue el mando único, serán éstos quienes brindarán paz o zozobra a los mexicanos.

Por último, aprovecho para comentar que la politización de la seguridad pública es un verdadero crimen y quienes hoy se oponen al mando único lo hacen para no perder los cuantiosos recursos que a través de diferentes instrumentos se confiere a los municipios.

Twitter: @FSchutte