Opinión

Crecimiento económico

Pese al arrastre del fuerte crecimiento de Estados Unidos, continúan descendiendo las proyecciones de crecimiento económico en México, tanto a lo que se refiere a 2015 como a 2016, lo que obedece principalmente a la debilidad que aún observa la demanda interna, como al recorte del gasto público.

El Fondo Monetario Internacional revisó la semana pasada la perspectiva del crecimiento económico mexicano para este año, desde 3.2% en enero a 3.0%, mientras que la de 2016 la pasó de 3.5% a 3.3%. Esta es la segunda ocasión en que dicha institución revisa a la baja estas cifras. La primera fue en octubre de 2014, después de que estaba proyectando crecer 3.5% en 2015 y 3.8% en 2016.

Junto con lo anterior, el FMI revisó también la perspectiva de crecimiento de mediano plazo. En octubre del año pasado esperaba que la economía alcanzara en 2016 la nueva tasa natural de crecimiento determinada por las reformas estructurales, misma que estimó en alrededor de 3.8% y que se mantendría sin mayores cambios en los subsiguientes años. Ahora, en función de la nueva información, el Fondo se ha visto obligado a posponer dos años el logro de este objetivo, por lo que será en 2018 cuando se alcance.

La revisión del FMI de las cifras del crecimiento económico mexicano de 2015 y 2016 está en línea con lo que ha sucedido con las proyecciones del promedio de los economistas en México (el denominado “consenso” derivado de la consulta a más o menos 35 especialistas) y con las estimaciones del Banco de México. No se puede afirmar lo mismo con respecto a las proyecciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, mismas que hasta el día de hoy permanecen sin cambios debido a su política de no modificarlas hasta no conocer la cifra del PIB del primer trimestre.

Así, el promedio de los economistas encuestados mensualmente por el Banco de México ha reducido sus estimaciones de crecimiento para 2015 desde 4.0% en diciembre de 2013 a 3.7% en octubre de 2014, 3.3% en enero de 2015 y 2.95% en marzo. Las proyecciones de 2016, por su parte, también han registrado correcciones al pasar de 4.14% a 4.08%, 3.80% y 3.51%, respectivamente.

Por lo que se refiere al Banco de México, sus proyecciones sobre el crecimiento del 2015 han pasado de 3.7% al inicio del 2014 a 3.0%, mientras que las proyecciones de 2016 lo han hecho de 3.7% a 3.4%.
Sin embargo, lo más importante al respecto es el comentario que hizo uno de los miembros de la Junta de Gobierno del Banco de México en la última reunión de política monetaria (26 de marzo) en el sentido de que el crecimiento del PIB durante el presente año posiblemente se ubicará en el segmento inferior del rango comprendido entre 2.5% y 3.5% (publicado en el informe trimestral de la inflación de septiembre diciembre de 2014), vale decir, en 2.5%, por lo que muy probablemente en el próximo informe de la inflación correspondiente al primer trimestre de este año, el banco central cambiará su proyección de crecimiento de una rango actual de entre 2.5% a 3.5%, con promedio en 3.0%, a uno comprendido entre 2.1% y 2.9%, con promedio en 2.5%.

Finalmente, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estima que México crecerá 3.7% este año y 3.8% en 2016. Vale recordar que estas cifras fueron revisadas a la baja en agosto de 2014, en ocasión de la publicación del programa económico de 2015. Tal revisión fue desde 4.7% a 3.7% para este año y de 4.9% a 3.8% para 2016.

No obstante, en ocasión de la publicación a principios de abril de los precriterios de política económica para 2016, la SHCP dio a conocer que para efectos de las estimaciones del balance fiscal de ese año utilizó el límite inferior del crecimiento proyectado para 2015, vale decir 3.2%, por lo que se puede inferir que en la práctica dicha institución también revisó a la baja sus estimaciones.

Como puede apreciarse, prácticamente todos los economistas están revisando a la baja sus estimaciones del crecimiento económico mexicano del 2015 y 2016, siendo al parecer el más agresivo el Banco de México que se estaría yendo hacia el 2.5%, mientras que la SHCP se mantendría aún en el rango más optimista con un crecimiento aparentemente estimado en 3.2%.

Es probable que la perspectiva de las estimaciones del crecimiento económico mexicano para este y el próximo año siga siendo a la baja en función de los resultados que vayan apareciendo. Es posible, en tal sentido, que éstas poco a poco se vayan aproximándose más hacia el 2.0% que hacia el 3.0%, como hoy se percibe. La razón es que persisten las señales de debilidad del mercado interno, las cuales se verán agravadas por un mayor ajuste del gasto público en el segundo semestre del año y el inicio de un posible ciclo restrictivo de la política monetaria en dicho periodo.

Nuestra estimación del crecimiento económico mexicano para el presente año es de 2.3%, y de 2.5% para 2016, cifras ligeramente superiores a la que registró en 2014, que como se recordará se ubicó en 2.1%. La razón de ello es que, obligadas por las circunstancias, las autoridades responsables tendrán que profundizar en la aplicación de políticas económicas restrictivas en los próximos meses, mientras que los posibles efectos favorables de las reformas, aparte de que tendrán que posponerse algunos años, serán paulatinos y de largo plazo.