Opinión

Crecer la empresa…
con la gente correcta

 
1
 

 

Empresa. (Bloomberg)

La evolución de las empresas tiene etapas identificables y retos distintos en cada una de ellas. Las fronteras de esas etapas, sin embargo, no siempre son visibles para el individuo que tiene a su cargo la definición de la estrategia y/o la conducción de la ejecución.

Para bien y para mal, las empresas se acostumbran rápido a operar de manera inercial. Van acumulando los clientes que pueden, con los proveedores que se van topando, operando con el personal que se les presenta en el camino, nutridos con los asesores que van conociendo y financiados por el banco de la esquina o aquél que les autorizó el financiamiento que en un punto específico del tiempo necesitaron.

Cualquiera que sea el punto de partida, si la pretensión es colocar a la empresa en un camino acelerado de crecimiento, se vuelve indispensable evaluar todas las relaciones clave que la rodean y que la hacen funcionar de determinada forma. Aquí algunas preguntas para la reflexión y el diagnóstico:

1) Sabiendo lo que sabes hoy de tu personal clave, ¿lo volverías a contratar?

En caso afirmativo, ¿sería con las mismas condiciones y las mismas expectativas?

2) ¿Retendrías todos tus clientes o evitarías comprometerte con algunos por distintas razones?

3) Si pudieras cambiar de banco en dos minutos, ¿seguirías trabajando con tu actual institución financiera?

4) ¿Retendrías a todos tus proveedores actuales?

5) Finalmente, ¿seguirías apoyándote con los mismos asesores que has utilizado?

Y es que lo que fue adecuado para un tamaño, puede no serlo para otro y, más aún, puede convertirse en un lastre o restricción. Lo que funcionó bien en una escala pequeña, puede hacer crisis en una escala mayor. Lo que agregó valor por su personalización en una primera etapa, puede alentar todos los procesos en una etapa posterior. Es más, los errores que poco importaban en una etapa micro, se vuelven determinantes en una operación de mayor repercusión y complejidad.

El qué y el cómo se deben pensar y escribir de forma clara para todos los involucrados y el con quién deben estar en revisión explícita permanente cuando se detona la ejecución de un plan de crecimiento. De forma asertiva, deberá salir quien se requiera que salga y entrar quien deba hacerlo hasta construir la nueva realidad, porque con independencia de qué nuevo tamaño se quiera materializar y en qué mercado se participe, como señala Verne Harnish en su recomendable libro Scaling Up: How a Few Companies Make It… and Why the Rest Don´t, para crecer sostenidamente hay que tener a “la gente correcta, haciendo correctamente las cosas correctas”.


Agenda de la semana…
El ecosistema emprendedor de diversos países tiende a poner el énfasis en promover el surgimiento de nuevas empresas y sonríe cuando alguna de esas empresas se convierte en un caso de éxito presumible, especialmente cuando éste culmina con una salida rentable del capital semilla que la detonó. Lo curioso del caso es que el impulso al crecimiento de las empresas chicas y medianas no siempre goza del mismo nivel de atención.

Por ello es relevante que EY México, antes conocida con Ernst & Young, vuelva a ser la firma anfitriona del EY Strategic Growth Forum 2015 el 7 y 8 de octubre en la ciudad de México. He visto pocos eventos y tan bien enfocados, en promover el crecimiento rentable de empresas que ya encontraron un modelo de negocio que sirve adecuadamente un mercado y que pueden y deben de ser conducidas al desarrollo de su máximo tamaño y potencial posible. ¡Ahí nos vemos!

Twitter: @mcandianigalaz

También te puede interesar:
Dirigir en tiempos de volatilidad financiera
La empresa, los smartphones y la atención dividida
El Corredor Cultural Chapultepec, un modelo de negocios a prueba