Opinión

Crece oposición al fracking


 
Las dos caras de la moneda en una semana. Mientras en Estados Unidos se ha desatado la “euforia del combustible fósil”, como señala el investigador Michael T. Klare en Asia Times luego de que la consultoría PIRA aseguró que el país ya superó a los saudíes para transformarse en el mayor productor de petróleo, el sábado activistas en 26 naciones se manifestaron en contra de la fracturación hidráulica o fracking, el metodo que ha permitido dicho auge, a cambio de grave daño para el medio ambiente y la salud.
 
Las protestas fueron especialmente nutridas en Rumania, donde la política de apertura al capital foráneo del premier Victor Ponta unificó la oposición a los planes de Chevron para explorar yacimientos de gas shale o de esquisto, sólo aprovechable mediante la técnica que inyecta en la roca subterránea grandes cantidades de agua y compuestos químicos ––envenenando los mantos freáticos, e incluso generando sismos–– y al proyecto de una firma canadiense para abrir lo que sería la mayor mina de oro al descubierto de Europa, con un impacto ecológico similar.
 
 
El jueves, Chevron suspendió las obras de su primer pozo en la pequeña población de Pungesti, una de las más pobres de Europa, a 340 kilómetros de Bucarest. Sin embargo, sus habitantes no se confían, pues como afirmaron en la jornada Global Frackdown, es posible que el gobierno central decida intervenir en favor de la multinacional estadounidense.
 
 
De Canadá a Inglaterra
 
 
Otras movilizaciones se efectuaron en Nueva Brunswick, Canadá, y Manchester, Inglaterra. El común denominador es la defensa del entorno y de los recursos naturales, ante la voracidad de gobiernos y empresas que se han olvidado de la necesidad de promover energías limpias y avanzar, así sea lentamente, hacia un mundo que enfrente en mejores condiciones al cambio climático.
 
 
Por lo pronto, sin embargo, la fiesta continúa en EU, con todo y el derrame de crudo que Tesoro Corp ha tratado de minimizar en Dakota del Norte. Lo recalcó Karen Moreau, dirigente del Consejo Petrolero de Nueva York y por cierto uno de los estados que no ha autorizado el fracking: Ahora, EU puede convertirse en “una superpotencia energética global”.