Opinión

Crean Red de Parques Científicos y Tecnológicos en México


 
Momentos históricos caracterizados por una economía que no camina, no al menos como se quisiera, entre escándalos de corrupción mayúscula y jóvenes desaparecidos. Para acabarla, la Selección Mexicana de Futbol abre miedos, para los aficionados, de que no solo no se avanzará en la Copa Confederaciones, sino incluso se pone en riesgo la participación en el Mundial el año entrante en Brasil.
 
¡Que traigan las galletas de animalitos para cortarnos las venas!
 
Pero no crea. En México pasan cosas buenas, muy buenas.
 
Una de tantas, digna de aplausos, es la creación de una Red de Parques Científicos y Tecnológicos en México (Pacytec) a principios del presente mes en La Paz, Baja California.
 
Entre lo destacable está el que la iniciativa que reúne por primera ocasión a las autoridades de estos parques, públicos o privados, fue otro parque especializado que tiene días de haber sido inaugurado.
 
La convocatoria corrió por parte de BioHelis, un parque científico perteneciente al Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, un parque que fue inaugurado apenas, decíamos, el primero de marzo anterior.
 
Y los integrantes de BioHelis llegaron con mucho entusiasmo a provocar una reunión histórica entre los parques científicos y tecnológicos existentes en México. Por primera ocasión se dio una cita entre todos o casi todos ellos. Sorprendente y trascendente en cuanto a lo que implica y ocasiona: la creación de una Red de Parques Científicos y Tecnológicos de México.
 
La que es llamada Red Mexicana de Parques Científicos y Tecnológicos fue creada el pasado 7 de junio, luego de dos días de trabajo en el que representantes de prácticamente todos los parques científicos y tecnológicos aceptaran agruparse e intercambiar conocimientos, datos, inquietudes, referencias respecto a lo que trabajan y estudiar la posibilidad de realizar labores conjuntas e incluso coordinarse con otros parques similares en otras naciones de América Latina.
 
Estuvieron los representantes de varios parques de esta naturaleza en Guanajuato, Morelos (¿Qué pasa en Morelos con el Parque CyT I+D?), estuvo Nayarit representado, Nuevo León, Zacatecas, Michoacán, Oaxaca, Jalisco e incluso llegaron representaciones de otros países a atestiguar el encuentro y a compartir sus conocimientos y puntos de vista del tema.
 
Acoto que para el caso del Parque Científico y Tecnológico I+D en Morelos, fue una de las empresas la convocada y no la autoridad económica del estado.
 
El encuentro fue costeado por Conacyt y en él se vieron fundamentalmente siete temas y se llegaron a conclusiones que permitirán un intercambio permanente de información y datos que hagan más eficiente las operaciones de estos parques, abran nuevos caminos de investigación, propicie un constante intercambio de puntos de vista y experiencias y pueda incrementarse la productividad de estos centros mediante trabajos conjuntos e incluso coordinados con otros parques y experiencias que existen en América Latina.
 
En la reunión se revisó el ABC de los Parques Científicos y Tecnológicos: desde cómo planearlos y qué no hacer para evitar problemas que restan eficiencia e incrementan los recursos necesarios para la construcción de ellos, hasta los fondos disponibles para fondear las obras, cuestiones legales, presencia del capital semilla, cómo se ponen en marcha, el proceso de operación, el acercamiento a determinados negocios, cómo afiliar a las empresas, servicios que se deben dar a las empresas y papeles de la llamada triple hélice.
 
Entre otros temas también abordaron la creación de una masa crítica de empresas dentro de los parques, los temas dentro de los parques, vocaciones de investigación, experiencias de los parques industriales en México (serían primos hermanos) cómo conformar una Red y para qué debe de funcionar.
 
Esto es importante en la medida de que el siguiente parque científico contará sin duda con el apoyo de la Red y el margen de error es significativamente menor y el “arrope” con que cuente será multiplicado por sus similares pertenecientes a esta red.
 
Se crearon una serie de temas a manera de primer compromiso de trabajo y se marcaron líneas de comunicación para compartir las experiencias que del trabajo cotidiano se vayan creando.
 
El asunto no es menor, es infinitamente más importante que el lamentable papel de nuestro representativo nacional en las lides balompédicas. Mucho tendríamos que vanagloriarnos de que lo que hace la selección está en el extremo de lo que en otras ramas se está consiguiendo y entre esto la Red en la que estamos concentrando nuestro tema fundamental de la columna. felicidades.
 
De tin marín
 
Está por vencer el plazo de una de las primeras convocatorias lanzadas por el Inadem de Enrique Jacob Rocha para proyectos en apoyo a las Mipymes. La convocatoria correspondiente a la categoría 1.4 hecha pública el 5 de abril tendrá su cierre el 4 de julio.
 
En el camino ya se han inscrito 23 proyectos con folio y hasta donde se ve, al cierre de la semana anterior había 167 en espera de darse folio, es decir, de completar los documentos que se estiman necesarios para tener los requerimientos que la convocatoria marca en regla.
 
La solicitud de recursos de estos 23 proyectos es de 216 millones de pesos. Poco más de 9 millones promedio por proyecto y el total de recursos involucrados para la categoría es de 250 millones, es decir 167 proyectos más, de concretarse, demandarían, teóricamente, los 40 millones de pesos restantes de comprometer, si es que todos los proyectos inscritos fueran aceptados y sus requerimientos para conceder los recursos fueran completos.
 
Éxito en la convocatoria que corresponde a la dirección general de Carlos Gabriel Rodarte Cordero, de Programas de Sectores Estratégicos y Desarrollo Regional.
 
Le daremos información para cuando cierre definitivamente la convocatoria.