Opinión

Coyoacán con estilo uruguayo

   
1
Entrevero

  

Entrevero

Dirección: Col. Villa Coyoacán, Delegación Coyoacán

Teléfonos: 5659-0066

Facebook: Entrevero Coyoacán

Horarios: Lunes a jueves, de 13:30 a 23:00. Viernes y sábado, de 13:30 a 00:00. Domingo, de 13:30 a 22:30 horas.

Precio: Comida: $350-600 por persona.

Tarjetas: American Express, MasterCard, Visa, crédito y débito.

Tiempo: Hora y media.

Compañía: Negocios, amigos y familia.


Los capitalinos que vivimos en el sur de la ciudad hemos sido testigos de los múltiples cambios —para bien y para mal— que ha tenido el centro de Coyoacán durante los últimos años, pero una de las cosas que se ha mantenido casi intacta de este lugar es la tradición de comer en una terraza con vista a la plaza.

Entre los restaurantes más famosos del Jardín Centenario se encuentra Entrevero. Lo visité por primera vez hace al menos 10 años: era un espacio colorido y llamativo que, para mi sorpresa, permanece casi idéntico hasta hoy y que invita a probar su comida tradicional uruguaya. Me trae recuerdos de la nostálgica y pequeña, pero encantadora Ciudad Vieja de Montevideo.

Empanadas, ensaladas, pastas, pizzas y carnes conforman casi todo el menú, pero uno de los platos que más disfruto es el carpaccio de Piria. Es una porción generosa de finas rebanadas de pez espada bañadas en limón y aceite de oliva. Al inicio estos ingredientes parecieran opacar al pescado, pero rápidamente se encuentra cierta armonía entre ellos y resulta una entrada fresca y oleosa.

La empanada de carne o la humita —de queso, elote y pimiento— son también un buen inicio, y no debe faltar una parrillada de verduras con mucho balsámico denso y meloso.

Uno de los platillos más tradicionales de Uruguay y que recuerdo con cariño es el chivito. Se trata de un sándwich de carne de res que habitualmente lleva jamón, tocino, huevo cocido —algunas versiones que prefiero llevan huevo estrellado—, lechuga, jitomate y mayonesa. Aunque el pan y la preparación no son muy sofisticados, la carne es jugosa y llena de sabor, recordándome un sándwich de La Pasiva, una famosa chivitería uruguaya.

Entre sus cortes de carne tienen algunos orgánicos importados de Uruguay y algunos otros, los más suculentos, de carne seleccionada de Estados Unidos. Mi sugerencia, la tira de asado o el bife de chorizo a término medio y con un poco del chimichurri casero.

Sin duda, es un lugar sencillo y sin muchas sorpresas, pero la comida clásica uruguaya que preparan aquí le dejará un muy buen sabor de boca, al igual que las bromas y simpatía de su dueño, quien con frecuencia recorre las mesas.

Su terraza es perfecta para los que quieran disfrutar de la plaza. Si al igual que yo no le gusta el ruido y el movimiento, mejor pida una mesa adentro y disfrute de su comida, una copa de buen vino uruguayo o una cerveza Ocho Reales de Monterrey.

Twitter: @ysusi

1
    

    

Entrevero