Opinión

7 cosas que no se deben hacer al utilizar un pódium

  
1
 

 

discurso

Su discurso fue tan monótono en la forma como irrelevante en su contenido, pero eso no fue lo que más llamó mi atención. Frente a cientos de personas, lo observé usar el pódium con impericia extrema.

Estaba literalmente recargado, con las manos tan sujetas en el artefacto que parecía que se lo llevaría a su casa. Hablaba encorvado, con su mentón tan dirigido al micrófono que daba la impresión de que lo mordería en algún momento.

Su postura sólo cambiaba cuando decidía alternar con un recargón de codo en giro de 90° que sólo se entendía por su deseo de ver fijamente a quien presidía el acto.

Se trataba de un sujeto muy conocido, pero dejaré el nombre en el anonimato. Y es que poco importa quien sea cuando hay cientos de ejecutivos en el sector privado y funcionarios del sector público que mal usan o abusan de los podiums. Me inclino a pensar que nadie ha tenido la amabilidad de enseñarles.

Aquí 7 cosas que no se deben hacer cuando se utiliza un pódium en cualquier mensaje:

1) No sujete el pódium como si lo fuese a cargar.- Las manos no van fijas a los lados, sino sobrepuestas. Ello permite que los ademanes fluyan espontáneamente.

2) No pise la base del artefacto como si tuviese un pie en el acelerador.- Aunque el pódium impida que sus piernas estén expuestas, mantenga su postura erguida y recta con las rodillas hacia atrás.

3) No se recargue en el pódium.- Ni con los codos, ni con los antebrazos, menos aún con el tórax. El pódium es un objeto identificador y de apoyo, no un sostén de posturas inadecuadas.

4) No baje la cabeza hacia el micrófono.- Acomode el o los micrófonos en dirección a su boca. La necesidad de pegar los labios al aparato para optimizar su uso quedó en el siglo pasado. Hoy prácticamente todos los micrófonos, si están bien direccionados, admiten una distancia de puño y medio para se escuche bien.

5) No coloque demasiados objetos sobre el pódium.- Si acaso su discurso o, mejor aún, algunas notas. Deje el teléfono, la tableta electrónica, la tarjeta accesoria, el agua y cualquier otro objeto de apoyo en un espacio distinto. Hay quienes invierten más tiempo durante su mensaje viendo esos objetos que a su público.

6) No limite sus ademanes a pequeños movimientos.- Cuando el pódium es utilizado, los ademanes deben ser largos y del pecho hacia arriba. Los ademanes cortos ni se ven, ni acompañan adecuadamente las palabras.

7) No limite la orientación de su cuerpo y vista al área de orientación del pódium.- Si hay gente en los lados, arriba o atrás también escuchándolo, gire su cuerpo ocasional y balanceadamente, haciendo contacto visual con todos.

Recuerde, el pódium no sustituye el buen parado, ni la elocuencia de un orador; como tampoco la lectura continua u ocasional de un texto sustituye el buen contacto visual.

Cuando resulte necesario asociar el mensaje a una marca o institución. Cuando se quiera agregar sobriedad a un acto o cuando se juzgue conveniente mantener el mensaje en un solo punto focal, se puede utilizar un pódium. Asegurémonos, antes, que el orador designado sepa utilizarlo bien.

Y todo listo para IBTM
Latam 2017 en Centro Citibanamex.


Quienes gravitamos en torno al mundo de los eventos corporativos, los congresos, las ferias y las exposiciones, sabemos del reto que significa estar inventando y reinventando conceptos para clientes recurrentes y exigentes.

Organizado por Reed Exhibitions, el 6 y 7 de septiembre próximos se realizará IBTM Latin America en la Ciudad de México. Ahí se darán cita los protagonistas de la pujante industria de reuniones: destinos, productoras, burós de conferencistas, meeting planners, recintos y hoteles. ¡Ahí nos vemos!

* El autor es empresario y conferencista internacional.

Twitter: @mcandianigalaz

También te puede interesar:
Las tres cosas que nadie te dice cuando llegas a un consejo directivo
Tres realidades del emprendimiento que te confrontan
Tres preguntas para entender el éxito empresarial