Opinión

Cosas que no entiendo
de las campañas

1
    

    

Antidoping 'Cocoa'

Los exámenes antidoping, de control, o
como gusten llamarlos, como carta de
buena conducta de los candidatos.


En el sistema electoral que tenemos, los partidos son las entidades responsables de postular a quienes pretenden participar en las elecciones (sí, ya hay candidaturas ciudadanas, pero todavía de manera muy marginal). Responsables en el amplio sentido de la palabra.

El partido debe responder por las cartas credenciales del candidato. Si el partido tiene dudas de la probidad (de la capacidad ya ni hablamos) de la persona a postular, pues que se abstenga, que proceda a congelar a ese político y busque a otro. Y si no tiene dudas, que se abstenga de intentar tomarnos el pelo.

Un examen de control no garantiza nada. Es una fotografía de un momento que en el devenir de las cosas no es cierto que prevenga que uno de es@s candidat@s terminen siendo un (a) tipo (a) como ese exalcalde de Iguala de nefasta memoria.

Pero, más que en la campaña, el partido debe responder por el candidato fundamentalmente en torno a lo que haga o deje de hacer una vez en el puesto de elección. Si la idea fuera fiscalizar a un político, nadie sería más valioso para ello que los adversarios del mismo partido.
Si algún partido insiste en esta maniobra propagandística sólo resta agregar que para la opinión pública no quedarán eximidos de su responsabilidad si un candidato “certificado” sale igual de mañoso que uno sin papelito. Dicho de otra manera, lo que la cultura de rendición de cuentas non da, PGR non presta.

Que sorprenda la piratería en los spots
Luego de revisar varias columnas sobre el edil de San Blas –sí, ese que roba pero poquito, ese del lamentable comportamiento con las mujeres que saca a bailar, etcétera–, Carlos Bravo Regidor escribió que percibía en la prensa capitalina mucha indignación, pero pocas explicaciones (http://bit.ly/1JN5ROX). Creo que de lo mismo adolecen algunas notas sobre los spots de las actuales campañas.

En distintos medios se ha destacado que los candidatos plagian canciones para hacer sus spots.

Qué curioso que sorprenda eso de los plagios, en este país, que es un paraíso de la piratería. En un tianguis de Polanco el puesto de películas pirata es tan sofisticado, me platicaba una clienta, que cuando se acercan los Oscar incluso venden paquetes con los filmes que son candidatos en algunas categorías.

¿Que uno esperaría más de un candidato? Sí, pero creo que en los medios no hemos ido más allá de la anécdota, que la prensa capitalina no ha logrado que se abra un debate que haga responsables (otra vez) a los partidos de la falta de apego a las reglas, en este caso a las de derecho de autor, de sus militantes. Y del gran problema de la piratería.

El engaño colectivo de que estas campañas son más cortas
Tenemos meses dentro de las campañas. No es cierto, por ejemplo, que el proceso local en el Distrito Federal está por comenzar. Arrancó hace mucho. Tan es así que hace dos meses renunciaron la mayoría de los delegados. ¿A qué se han dedicado todas estas semanas esos chapulines? A las campañas. Que no sean tan visibles no implica que no estén en la operación de las campañas, puertas adentro y más allá de sus cuarteles generales. Y así como hay diputados que están en campaña y al mismo tiempo cobran en la Asamblea (Reforma 07/04/15), hay y hubo funcionarios que están en campaña desde hace años. Pero algunos creen que apenas van a empezar. En fin.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
México, convivir con el crimen
Ecos de los excesos de Londres
La importancia de llamarse David