Opinión

Corruptelas empañan el proceso de indemnización en el Golfo


 
 
 
El largo y complicado proceso de indemnización a los afectados por el derrame petrolero de BP en el Golfo de México en 2010 sufrió el fin de semana un nuevo golpe, con la renuncia de Lionel H. Sutton III, uno de los abogados del administrador de las compensaciones, Patrick Juneau, acusado de cobrar sumas al gigante energético en coordinación eon el despacho para el que trabajó en Nueva Orleans.
La dimisión de Sutton, quien se enriquecía con la bolsa de 20,000 millones de dólares ofrecida por British Petroleum para indemnizar a cientos de miles de ciudadanos y de negocios dañados por la contaminación del pozo submarino Macondo, fue anunciada por Nick Gagliano, vocero de Juneau, designado en 2012 por el juez federal Carl Barbier, quien supervisa el proceso en reemplazo del llamado 'zar de las compensaciones', Kenneth Feinberg, a menudo criticado por ponerse del lado de BP.
Sutton, sin embargo, se defendió argumentando que fue suspendido por la "investigación de una denuncia anónima en mi contra", al parecer procedente de BP, de la que aseguró ignorar los detalles. A su vez, Juneau subrayó que tanto la firma petrolera como los reclamantes "esperan con todo derecho imparcialidad y objetividad"; su jefe de seguridad, David Welker, ex titular de la FBI en Nueva Orleans, ya habría notificado a la dependencia policiaca las presuntas irregularidades.
Inocente o culpable, el caso de Sutton le cae bien a BP en vísperas de la audiencia que sus representantes tendrán el 8 de julio ante la Quinta Corte de Circuito de Apelaciones, que escuchará sus argumentos contra la forma en que Juneau ha manejado las indemnizaciones, respaldada por Barbier. British Petroleum sostiene que Juneau es demasiado generoso con los reclamos, que de seguir su ritmo actual agotarán los recursos disponibles para comienzos de 2014. Por el contrario, Juneau indicó en mayo que demandas por 3,000 millones de dólares adicionales podrían beneficiarse del fondo, que hasta ahora ha pagado más de 2,000 millones, producto de 162,000 solicitudes de compensación.
 
Termina limpieza
Todo ello, además, a escasos días de que BP anunciara que terminó el trabajo de 'limpieza activa' por más de 14,000 millones de dólares en 3 de las entidades --Mississippi, Alabama y Florida-- afectadas por la marea negra que expulsó el Macondo tras el estallido de la plataforma Deepwater Horizon, todavía sin aclarar del todo.
Las operaciones continúan en más de cien kilómetros de costa del estado más contaminado, Louisiana. Según grupos ambientalistas y pobladores de la región, no obstante, las bolas de alquitrán que generó el derrame continúan apareciendo en las playas de todos los estados involucrados, donde también se critica que la Guardia Costera haya suspendido sus patrullajes especiales financiados por BP, para limitarse a atender los reportes federales efectuados por el Centro Nacional de Respuesta a la catástrofe.