Opinión

Cordero, Gil Zuarth, Zambrano, entre los constituyentes

1
  

   

Ernesto Cordero, senador panista llamó al Congreso a realizar una revisión seria del precio de la mezcla mexicana del petróleo. (Cuartoscuro)

El debate de la Constitución de la Ciudad de México debe estar por encima de mezquindades para construir un documento de altura, que sea ejemplo, en el que se respeten los derechos humanos, sociales, la transparencia, la lucha contra la corrupción.

Sin embargo, las opiniones están contrastadas. Mientras en el PRD y el gobierno de la Ciudad de México este ejercicio se plantea como una oportunidad para construir un ejemplo de república democrática y de inclusión. Las otras fuerzas políticas como el PRI y el PAN dejan claro que el techo de este nuevo texto será la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que cumplirá cien años, cuando se promulgue la de la Ciudad de México.

Es decir, esta nueva Constitución no tendrá grandes diferencias con la de cualquier otro estado del país, como Hidalgo o Querétaro, porque nada que se plasme en ella debe ser diferente a lo que dice la Carta Magna. Es por ello que les parece un exceso un grupo de 28 personas para redactar el borrador de la Constitución y advierten que se debe cuidar que este ejercicio no se convierta en una guerra de vanidades. Y de hecho, sí es difícil pensar que 28 personas se pongan de acuerdo en la redacción de un solo documento, sobre todo si tomamos en cuenta que el último constituyente que se integró en México fue el de Quintana Roo en 1974 y sólo participaron siete diputados propietarios y sus suplentes. La conformación de este grupo redactor es interesante, pero no totalmente plural, ya que no hay representantes visibles de la derecha, ni del PAN, ni del PRI, y sí los hay del PRD y Morena.

Simplemente están los principales fundadores del PRD: Cuauhtémoc Cárdenas, Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo, sólo faltan los ya fallecidos Heberto Castillo y Gilberto Rincón Gallardo.

La fortaleza académica del grupo es evidente, ya que hay diez representantes de esa área, como el director del Politécnico, al menos cuatro del Instituto de Investigaciones Jurídicas, dos del Colegio de México, la directora de la Facultad de Derecho de la UNAM.

Pero que quede muy claro: la redacción final de la Constitución de la Ciudad de México sólo le corresponde a la Asamblea Constituyente que se instalará el 15 de septiembre de este año.

Y en su conformación inicial lleva mayoría el PRI con el gobierno federal.

Ya que de los 40 asambleístas designados, seis los nombra el presidente de la República, en el Congreso tendrán seis lugares en cada una de las cámaras, con lo que van 18 puestos de los 100 habrá en total.

El PRD, con el jefe de Gobierno, tendrá los seis que designa Miguel Ángel Mancera, más dos senadores y dos diputados, es decir diez.

El PAN, de los designados, tendrá cuatro senadores y tres diputados; el Verde un senador y un diputado; el PT un senador; Morena y Movimiento Ciudadano un diputado cada uno.

Ya se manejan los primeros nombres: Mariana Gómez del Campo, Ernesto Cordero, Gil Zuarth, Laura Rojas, Jesús Zambrano, Manuel Ordoñez y Jesús Sesma.

Los otros 60 se definen por elección y podrán participar asambleístas independientes.

Nombramientos. En esta semana se espera que se den a conocer los nombramientos de las dependencias que quedaron acéfalas por las elecciones estatales de este año.

Es el caso del Infornavit, afirman, se irá el senador David Penchyna, quien se disciplinó cuando designaron a Omar Fayad como candidato a gobernador de Hidalgo.

Y la senadora Cristina Díaz, quien quedaría en la Profeco, en lugar de Lorena Martínez, candidata al gobierno de Aguascalientes.

Twitter:
@ginamorettc

También te puede interesar:
Barraza responde a AMLO
A educar al 'Bronco'
Derrota para Maduro