Opinión

Convoca De la Madrid a viajar por México (antes que a EU)

 
1
 

 

Acapulco. (Especial)

Bien dicen que cuando Dios da, lo hace a manos llenas. Esta máxima religiosa la están viviendo en la Secretaría de Turismo, donde una casualidad les ha abierto la puerta, de una manera muy natural, para lanzar una campaña de no viajar a Estados Unidos, pero sin decirlo.

En abril del año pasado —cuando aún estaban lejos de imaginar lo que sucedería en las elecciones presidenciales de Estados Unidos—, durante la inauguración del Tianguis Turístico que se efectuó en Guadalajara, el presidente Enrique Peña Nieto hizo el lanzamiento del programa Viajemos todos por México (VTxM), para el cual enumeró una serie de razones meramente económicas, más allá de que dejó entrever que se trataba de una iniciativa enfocada al turismo social.

Peña explicó que VTxM tenía como uno de sus objetivos principales que los mexicanos de menos recursos también pudieran viajar por el país con precios económicos. Esto se lograría aprovechando que la industria turística se mueve a través de temporadas, donde en los periodos vacacionales los precios suben, pero en las épocas de baja afluencia la infraestructura queda subutilizada.

Posteriormente, el titular de la Secretaría de Turismo, Enrique de la Madrid Cordero, realizó una descripción más amplia de la esencia del programa. Afirmó que buscaban dinamizar el turismo doméstico, aprovechando sobre todo la capacidad desperdiciada en temporadas de baja actividad turística, mediante un gran acuerdo con el sector empresarial.

Y dio los siguientes números que por sí solos explican el porqué de VTxM: durante las estaciones flojas, cada año se quedan vacíos nueve millones de asientos de avión, 200 millones de asientos de autobús y 93 millones de cuartos-noche en los hoteles. Así como los hoteleros dicen que no hay cuarto más caro que el que no se vende, lo mismo aplica para todos los demás.

Pero no sólo se trataba de vender más boletos y ocupación hotelera, sino que, al mismo tiempo, buscaba fortalecer el empleo en el sector, pues al elevar la afluencia de viajeros, las empresas retendrían a un mayor número de trabajadores en las temporadas bajas.

Y no únicamente eso, De la Madrid externó una frase premonitoria que hoy queda como anillo al dedo: el programa también serviría para “fortalecer nuestra identidad y convertir al turismo en un eje de integración y cohesión social”.

Con el paso de los días, VTxM fue evolucionando, se le fueron uniendo diversas empresas que, por su nicho de clientela, le quitaron su perfil sesgado para viajeros de pocos recursos y lo convirtieron en un programa más plural, dirigido a todo tipo de target, incluyendo el de turismo premium, lo cual no demeritó su origen, sino que lo fortaleció e hizo más productivo.

Hoy, a diez meses de distancia de su lanzamiento, ante la arremetida del presidente de la Unión Americana, Donald Trump, en contra de nuestro país, han surgido convocatorias para desplegar boicots que incluyan el dejar de viajar a Estados Unidos. La más notoria fue la que hizo el 26 de enero el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila —tal vez llevado por sus ansias de notoriedad en la búsqueda de una candidatura presidencial—, quien durante el programa especial de 'México en la encrucijada', encabezado por Denise Maerker, en Televisa, realizó un llamado a no viajar a esa nación, en la cual
—sostuvo— cada año los mexicanos gastamos veinte mil millones de dólares.

Y también en televisión, pero en Canal 11, De la Madrid Cordero, durante una entrevista con Karla Contreras, ayer hizo un gran llamado a viajar más por nuestro país, apoyándose en VTxM, el cual empata perfectamente con la intención de decir sin decirlo: antes que ir a Estados Unidos, mejor quédense en el país.

El secretario fue muy cauteloso al afirmar: “No cabe duda el reto que nos impone el nuevo gobierno de Estados Unidos (…) pero no debemos confundir la dificultad con el gobierno del presidente Trump, a la relación con los norteamericanos; quien viene, lo hace porque ya le gusta México, su cultura, playas, comida, naturaleza, entonces hay que cuidarlos y tratarlos bien”.

Al referirse al lanzamiento de VTxM el año pasado, no pudo evitar mencionar la relación: “pareciera que hubiéramos visto casi el futuro, porque es el momento de viajar más por el país, de conocerlo”.

Y, para rematar, aseguró que, de acuerdo con datos del gobierno estadounidense, anualmente 18 millones de mexicanos viajan a la Unión Americana, los cuales —como señaló Ávila— dejan allá veinte mil millones de dólares. Por lo tanto, “si una parte de ese gasto se realizara en nuestro país”, también ayudaríamos a reforzar la economía mexicana. ¿Así o más claro?

Correo: 
garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
La carta de Xcaret y la convocatoria de Campeche
¿Los boicots son el camino a seguir?
Acción, pide la OCDE a Peña Nieto