Opinión

¿Conviene endeudarse para estudiar?

 
1
  

 

Mujeres jóvenes. (Cuartoscuro/Archivo)

Las universidades públicas en México son baratas si la comparamos con otros países, pero hay situaciones que podrían llevar a la resolución de invertir cantidades significativas de dinero en instituciones privadas, ya sea por haber sido rechazado o por creer que hacerlo dará mayores oportunidades de éxito profesional.

La combinación de carecer de recursos suficientes y la imposibilidad de ir a una universidad pública genera el riesgo de caer en organizaciones de mala calidad de enseñanza y con bajo prestigio para soportar el proceso de empleabilidad de sus egresados. Sería una lástima que el currículum sea desechado por salir de determinada institución.

Es una de las razones obvias para endeudarse, porque si uno piensa en sí mismo como si fuera su propia empresa, es el mejor camino para acrecentar el capital personal.

Prepararse es una manera de elevar la posibilidad de contratación, aumentar el nivel de ingreso, además de mejorar la perspectiva futura con capacitación para emprender retos empresariales.

Sin embargo, ya no es cómo antes, cuando el estudio “garantizaba” un éxito económico, hoy existen áreas saturadas, carreras que son rebasadas por la tecnología o especialidades incomprendidas por el mercado.

Por eso debe ponerse los pies en el suelo y valorar si se comprometerá la viabilidad futura del egresado, como un proyecto en el que se evalúa el costo y el beneficio.

De hecho, en ocasiones se menosprecia este recurso y hay jóvenes que dejan de aprovechar lo que se les proporcionó gratis, con esfuerzo de los padres.

En otros países es común que sean los propios muchachos quienes tomen los préstamos y su independencia comience en esa etapa de la vida. Incluso, es usual que trabajen medio año para sostenerse el resto de los meses con lo ahorrado y la deuda escolar.

Es una decisión difícil; en estos momentos, en Estados Unidos hay una crisis de endeudamiento universitario producto de menores posibilidades laborales y la incapacidad de pagar.

En México conozco casos en los cuales los jóvenes están en el buró de crédito por retrasarse en el pago de colegiaturas y luego, irónicamente, haber sido rechazados en el mercado financiero por estar en esas circunstancias.

Creo que la respuesta a la pregunta del título de esta columna es sí, conviene endeudarse para estudiar, pero siempre y cuando el alumno esté consciente de la elección y del desarrollo de su carrera, para que sea “rentable” y se eviten arrepentimientos posteriores.

Twitter:@finanzasparami

También te puede interesar:

Vivir en la incertidumbre económica

¿Ya preparaste tu testamento?

Herramientas de 'coaching' financiero

>