Opinión

Convergencia

17 mayo 2017 5:0
 
1
 

 

walmart

La última temporada navideña para el retail en Estados Unidos fue determinante para establecer la manera en que el eCommerce impacta las ventas en tiendas de cadenas comerciales.

Un análisis compartido digitalmente por Cushmanm & Wakefield reveló que las ventas al menudeo crecieron 4% en diciembre pasado. La razón principal se basó en que los clicks del comercio electrónico eclipsaron los ladrillos y el cemento, es decir los puntos de venta tradicionales edificados bricks.

Además, lo relevante fue que el rendimiento sobre pasó lo alcanzado por las ventas al menudeo de manera tradicional, que en los últimos 10 años habían venido creciendo a un ritmo anual de 2.6%. Este número es revelador, en particular por el impacto en la cadena de suministro y en las ubicaciones de los locales comerciales.

El resultado de la navidad pasada fue determinante: una fuerte temporada motivada en medio de un entorno de bajas tasas del desempleo y el crecimiento de los salarios.

La reflexión del trabajo liderado por Ben Conwell y Garrick Brown es que el comercio electrónico ha avanzado sobre el total de las ventas generales de mercancías del comercio establecido.

El impacto de las compras electrónicas y la consecuente recolección de la compra y las devoluciones en tienda de las compras ejemplificaron los nuevos patrones de consumo.

Otra tendencia relacionada con la innovación y el futuro, es el aumento progresivo del comercio minorista con economías como China, de la que se espera un aumento de 177% el próximo trienio. Es decir, las compras desde el país asiático a cadenas norteamericanas están moviendo las estrategias de los retailers y las cadenas comerciales en Estados Unidos.

El hecho de que el comercio electrónico crezca respecto al comercio tradicional también refleja una inercia enorme en la que las tiendas tradicionales están cerrando y toman caminos hacia la digitalización de las ventas.

Dos casos al respecto son que Walmart compró jet.com, además del cierre de locales tradicionales y el impacto en la disponibilidad de los centros comerciales.

Esta situación marca indudablemente para el retail una nueva era. Hoy está claro que el poderío de la maquila en países asiáticos, incluido China, ha traspasado las fronteras al grado que el consumidor final de ambas zonas han empezado a traspasar la barrera geográfica, abriendo oportunidades para las cadenas minoristas.

Adicionalmente, según lo comentado por los expertos de la firma multinacional, este cambio impacta de manera positiva la demanda de otros rubros inmobiliarios como el industrial, que ante esta inercia demandarán espacios logísticos para satisfacer la nueva forma de demanda del comercio.

En América Latina, esta inercia avanza aunque con un ritmo menor. Sin embargo, el efecto del comercio electrónico podría muy pronto y en períodos de menor consumo constituirse como una salida para equilibrar los números de las cadenas comerciales.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Inflación en el real estate

Vivienda con acento

Refugio del real estate