Opinión

Control interno en el gobierno federal: figura indispensable en la lucha anticorrupción

    
1
   

    

Gobierno. (Especial)

La relación entre sociedad y gobierno está en profunda transformación. Como nación, hemos transitado hacia esquemas legales de obligaciones, tanto activas como proactivas, frente a una población que exige conocer y seguir ocupando el espacio público.

En este contexto, el trabajo de la Secretaría de la Función Pública (SFP) se ha centrado en la consolidación de un gobierno moderno, abierto e íntegro, orientado a que la ciudadanía conozca con precisión qué hacen sus autoridades, y participe de manera activa en los asuntos públicos, y consolidar su actuación en el marco de la legalidad y de una sólida ética pública, como lo ha impulsado la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Para cumplir la encomienda, la SFP es la encargada del control interno de la Administración Pública Federal, a través de 213 Órganos Internos de Control (OIC) en cada una de las dependencias y entidades, así como de Unidades de Responsabilidades (UR) en las dos empresas productivas del Estado: Pemex y CFE.

Esta función conlleva la ejecución de un sistema de control, prevención y sanción, cuyo fin es optimizar la gestión pública, privilegiar la rendición de cuentas y dignificar el servicio público. Los OIC y las UR son los ojos vigilantes del gobierno federal.

Son los responsables de verificar que las labores de los servidores públicos cumplan la normatividad, estén alineadas a los objetivos institucionales; y además atienden las quejas y denuncias sobre las irregularidades administrativas que se cometan.

Así, de octubre de 2016 a octubre de 2017, los OIC y UR sancionaron, en 2 mil 624 asuntos, conductas irregulares de servidores públicos; de las que 160 han sido multas, 676 inhabilitaciones, 742 suspensiones, 102 destituciones y 914 amonestaciones públicas o privadas. Adicionalmente, las recuperaciones ascienden a 1,399.5 millones de pesos, de 2016 al 30 de junio de 2017.

La sociedad civil e incluso organismos internacionales como la OCDE han recomendado fortalecer el trabajo preventivo y sancionador de los OIC y las UR. Por ello, este año se han realizado tres reuniones plenarias con los Órganos de Vigilancia y Control del gobierno federal, en las cuales se ha establecido la planeación y ejecución estratégica, a través del desarrollo de programas de trabajo para el cierre de la administración, así como la implementación del marco normativo del Sistema Nacional Anticorrupción.

Elaboramos también una guía y formatos para homologar la integración de expedientes del proceso de investigación, substanciación y resolución de responsabilidades administrativas, y se desarrolló una plataforma para agilizar la tramitación de expedientes derivados de faltas de servidores públicos omisos y extemporáneos en su declaración patrimonial, una de las irregularidades más recurrentes por parte de los servidores públicos.

El 27 de octubre de 2016, ante comisiones del Senado, en el proceso de mi ratificación al frente de esta Secretaría, ofrecí como una de las principales líneas de trabajo el fortalecimiento del control interno. Hemos logrado avances y tenemos tareas pendientes, pero existe la voluntad y el compromiso de seguir adelante en este propósito. Un año después, refrendo este objetivo.

*Secretaria de la Función Pública

Twitter: @ArelyGomezGlz