Opinión

Contrato del IFE en entredicho

09 septiembre 2013 5:2

 
 
Un contrato de servicios de consultoría del IFE abre espacios al “sospechosismo”.
 
 
En estos días en los que la atención de la opinión pública se ha centrado en manifestaciones y bloqueos callejeros de la CNTE, así como en las deliberaciones en el Congreso sobre las tan traídas y llevadas reformas estructurales, alguien les pasó bola rápida a los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) que los tiene muy enojados.
 
 
 
Resulta que el secretario ejecutivo del órgano electoral, hombre de confianza de Leonardo Valdés Zurita, y el consejero Lorenzo Córdova Vianello impulsaron por abajito, y sin el consentimiento del resto de los consejeros electorales, la contratación de un “servicio de consultoría”, que  tan solo en tres mese le costó al erario público la friolera de 16.6 millones de pesos.
 
 
 
Según los enterados, fue Edmundo Jacobo Molina quien empujó con ahínco a la Junta General Ejecutiva a concretar esta operación, que de acuerdo con el contrato IFE/032/2013, en tres meses le habría entregado a la institución un “análisis de su estructura organizacional”. Sí, un análisis de la estructura de un organismo que estaría a punto de desaparecer si prospera la iniciativa de reforma política planteada desde el Pacto por México, en la que se contempla su sustitución por un Instituto Nacional de Elecciones.
  
 
 
La consultoría contratada fue Deloitte Consulting Group, que aportó como resultado un listado de recomendaciones que son calificadas por funcionarios del instituto y algunos de los consejeros como meras obviedades por un monto millonario.
 
 
 
 
La molestia de la mayoría de los consejeros se dirige también hacia su par Córdova Vianello, pues refieren que fue él quien con insistencia cabildeó sobre supuestas bondades del contrato promovido por Jacobo Molina, del cual nunca se informó el costo sino hasta que era ya una transacción formalizada.
 
 
 
De modo que habrá que ver en qué acaba este rasposo y millonario asunto, pues lo cierto es que los consejeros que están por concluir sus periodos de gestión no quieren dejar una percepción de que se hicieron cosas indebidas, disfrazadas de consultorías desmesuradas, para arropar sus salidas, cuando en realidad ellos fueron totalmente ajenos a tales enjuagues.
 
 
 
 
Por lo pronto, se sabe que la contraloría del IFE ya está avocada al caso, y ahora habrá que ver qué justificación encuentran los promotores del negocito para Deloitte Consulting Group.
 
 
La ruta del dinero
 
 
En la antesala de lo que se anticipa será un intenso debate en el Congreso el director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, enfatizó los beneficios que una Reforma Energética traerá al país, frente a la crítica situación que encara el sector petrolero. Para muestra refirió los altos y crecientes volúmenes de inversión que en los últimos años ha hecho la paraestatal en materia de exploración y producción hasta alcanzar más de 20 mil millones de dólares este año y que no se han traducido en una mayor producción, porque el petróleo barato se está acabando.
 
 
Apenas en julio pasado Pemex reportó su menor volumen de producción en un cuarto de siglo, lo que se explica también porque la empresa se ve en la necesidad de desembolsar enormes cantidades en la renta de plataformas de perforación en aguas profundas, sea que encuentren petróleo o no, gastos que alcanzan 500 mil dólares diarios. El caso es que en vez de compartir el riesgo, Pemex lo absorbe en su totalidad haciendo a un lado inversiones en otras áreas estratégicas…
 
 
El Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) que dirige Vinicio Suro Pérez, y el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores del IMP (SNTIMP), Felipe Navarrete Plascencia, suscribieron el viernes pasado el contrato colectivo para el bienio 2013-2015, con lo cual se conjuró la huelga. De lo destacado del documento apunte un alza salarial de 3.99% y otro de 1.98% a prestaciones.
 
 
rogeliovarela@hotmail.com
 
-