Opinión

Contra la pared


 
Nada bueno augura para el futuro inmediato del Pacto por México el reclamo que hicieran los presidentes del PAN y el PRD al presidente Enrique Peña y al presidente del PRI, César Camacho Quiroz.
 
Como ocurrió durante el evento de promulgación de la reforma constitucional en materia educativa, hace varias semanas ya, el presidente del PAN, Gustavo Madero aprovechó la convocatoria generada por la promulgación de la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones para quejarse de la utilización de programas sociales con fines electorales que hacen los gobernadores del PRI.
 
Madero fue secundado por el presidente del PRD, Jesús Zambrano, quien directamente señaló a los gobernadores del tricolor presentes en el evento, de presumir ser demócratas cuando en realidad son 'pre demócratas'.
 
El propio Zambrano propuso 'suspender el Pacto' hasta el 8 de julio, pasadas las elecciones, y que en el inter “cada quien se rasque como pueda’’.
 
Esta petición será formalizada mañana ante el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, quien reiteradamente ha comprometido el cumplimiento del gobierno federal a los 90 compromisos del Pacto y los 11 de su addendum.
 
Aceptar la propuesta de Zambrano, que avala también Madero, equivaldría a reconocer que el gobierno federal no puede controlar a los gobernadores del PRI y ese es un lujo que el presidente Peña no se quiere dar.
 
Implicaría una concesión de facto para que los demonios electorales de todos los partidos, agazapados ahora por el tridente del Pacto, se descararan.
 
Pero sobre todo, implicaría un gran agujero al Pacto, le restarían credibilidad y seriedad pues nada garantizaría su operación optima cuando cualquier partido que lo firmó se inconformara hasta por el cambio climático.
 
Y, pues si, la conclusión es que efectivamente, como advirtió Madero el domingo, si pusieron al Pacto contra la pared.
 
El corredor amarillo
 
En el mismo tenor, los gobernadores del PRD solicitarán una cita con el presidente Enrique Peña para tratarle asuntos de interés regional, principalmente seguridad y desarrollo económico.
 
Las pasadas elecciones dejaron un 'corredor amarillo' que comienza en el DF, sigue por Morelos, Guerrero, Oaxaca y Tabasco, estos 3 últimos, considerados los estados más pobres de México.
 
Se supone que no serán tratados asuntos electorales, pero como están las cosas, quién sabe.
 
El candigato que pone a temblar al IFE
 
En Veracruz, más propiamente en Xalapa, está ocurriendo un fenómeno mediático que tiene con los pelos de punta al Instituto Electoral del estado.
 
Se trata de la candidatura del 'Gato Morris' a la alcaldía de Xalapa, promovida en redes sociales y que ha tenido tal aceptación que las autoridades electorales hicieron un llamado a los votantes a 'no desperdiciar el voto' sufragando por este personaje.
 
El tal gato no es un subalterno de ningún político local, es un gato de 4 patas.
El hecho demuestra el poder de las redes sociales pero también el hartazgo de la ciudadanía que ve en un gato la posibilidad de demostrar su descontento con la clase política de todos los partidos.
 
Puede 'ganar'.
 
Cambio de camiseta
 
Un militante de toda la vida del PRD en Chihuahua, Héctor Barraza, se sumó a la planilla del priista Javier Garfio Pacheco que disputa la presidencia municipal de la capital Chihuahua.
Barraza fue incluido como candidato a síndico del municipio y en su discurso de aceptación de la candidatura aseguró que con la llegada del PRI al poder “con Enrique Peña Nieto, se ha abierto un espacio de pluralidad y concertación’’.
 
No, pues sí.