Opinión

Continúan estados contratando deuda sin control

En el Senado de la República duerme el sueño de los (in) justos la reforma constitucional con la que se pretende regular la contratación de deuda por parte de los estados.

En septiembre de 2013, la Cámara de Diputados aprobó una serie de modificaciones a la minuta que recibieron del Senado de la República en materia de disciplina financiera de estados y municipios.

Los diputados votaron a favor de la mayoría de los artículos de la minuta, pero no lograron alcanzar la mayoría calificada en torno al artículo 73 fracción VIII inciso 4, que fue excluido del dictamen.

El texto original del artículo citado proponía que fuera el Congreso de la Unión que sancionara o en su caso objetara a través de una Comisión Legislativa Bicameral la estrategia de ajuste para fortalecer las finanzas públicas de los estados.

En contraparte, el diputado Luis Alberto Villarreal, proponía que en materia de deuda pública fuera la Cámara de Diputados la que conociera y en su caso opinara, a través de la Comisión Legislativa competente, la estrategia de ajuste para fortalecer las finanzas públicas de los estados.

Ahí se atoró el documento, pero el resto si fue votado a favor.

La minuta fue devuelta al Senado con una carta del entonces presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, Ricardo Anaya, en la que recomendaba que, si los senadores así lo decidían, enviaran a los congresos estatales los artículos aprobados para que su votación y para que no se detuviera el proceso.

Pero ello no ha ocurrido.

De hecho, la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado ni siquiera se ha reunido para determinar si se envían los artículos aprobados a los congresos estatales, lo que ha motivado que los estados y municipios sigan contratando deuda en los mismos términos que en años pasados.

Es decir, al grito de ¡viva México!, sin supervisión. No hay fecha para que la Comisión de Puntos Constitucionales se reúna y ni para la discusión del artículo que faltó aprobar.

A ver a qué horas.

****

¡Vaya defensa que hizo Bernardo Quintana, representante de ICA, una de las tres empresas que construyeron la línea 12 de Metro, de su trabajo!

Ver.

Quintana dijo que el cierre de la línea “fue un espectáculo para generar polémica’’.

Mancera prepara respuesta… legal.