Opinión

Contenido nacional en hidrocarburos, tema no resuelto

 
1
 

 

pemex

La semana pasada se llevó a cabo, con gran éxito según asistentes y conferencistas, la segunda edición del congreso y exposición 'Energy Mexico 2017'. En ese evento se analizaron temas 'tradicionales' y recurrentes del sector energético como la situación actual y perspectivas de los mercados globales de petróleo y gas con énfasis en América del Norte; el ambiente geopolítico mundial para la industria; las tendencias en la distribución de petrolíferos; y los retos ambientales.

También se analizaron el funcionamiento, derechos y contratos del nuevo mercado eléctrico; el papel de las energías limpias; y el desarrollo de nuevas tecnologías en este sector.

En esta ocasión hubo diversos temas novedosos como los retos que enfrentan las empresas para la liberación de los derechos de vía y construcción de ductos, así como la oposición de comunidades cuando se trata de gasoductos, y los problemas de la industria en materia de seguridad física de las instalaciones, en particular de los ductos para el transporte de petrolíferos. Ahí se apuntó que se estima que las pérdidas en las que incurrió Pemex en 2009-2016 por el robo de combustibles ascendieron a 160 mil millones de pesos (casi 23 mil millones por año) y un volumen de 300 mil barriles mensuales en promedio.

Asimismo, se consignaron los cambios en la geografía del delito, del norte del país (ductos Cadereyta-Reynosa) hacia el centro (Salamanca-Guadalajara) y el sur (Minatitlán-México) pasando por Puebla y Tlaxcala. Preocupante situación que está fuera del control de las autoridades.

Otro tema nuevo fue el análisis de las implicaciones técnico-económicas y contables del contenido nacional que se exige en la industria de hidrocarburos, en especial en exploración y extracción de petróleo y gas, cuyo objetivo en los próximos diez años es alcanzar 35 por ciento.

Según estudios del Banco Mundial, una estrategia exitosa de contenido nacional debe tener por lo menos seis características: 1) atender las ineficiencias de mercado, sobre todo en materia de información imperfecta entre oferentes y demandantes de bienes y servicios en la proveeduría petrolera, así como la presencia de monopolios y/o monopsonios en esas cadenas productivas; 2) en ese marco, promover la competitividad y fortalecer los eslabones desfasados; 3) inducir el desarrollo de clústers y sinergias con la economía local; 4) impulsar el desarrollo tecnológico; 5) fomentar el desarrollo de habilidades específicas en la mano de obra; y 6) no imponer costos administrativos elevados o adicionales a las empresas 'tractoras'.

La realidad es que en México se ha avanzado muy poco desde el inicio de la instrumentación de la reforma energética y, a pesar de algunos esfuerzos aislados del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), los retos que enfrenta el desarrollo de proveedores locales siguen vigentes —lo que tiene que ser una tarea conjunta de empresas y organizaciones empresariales con el gobierno federal y los estatales— tales como los problemas para el cumplimiento de contratos, la falta de calidad y de certificaciones de las empresas proveedoras, la ausencia de financiamiento competitivo, y la corrupción y tramitología excesiva, entre otros.

A esa problemática para las empresas 'tractoras' se agrega la complejidad en la medición contable del contenido nacional que establecieron las autoridades (Secretaría de Economía y Comisión Nacional de Hidrocarburos) y cómo evitar que represente costos extraordinarios. Según esas empresas, actualmente tareas relativamente simples —si existe algo como tal en la industria petrolera— o iniciales, como empezar la perforación de un pozo, requiere más de 15 millones de datos o registros para comprobar los porcentajes de contenido nacional. Una locura.

De ahí que se requiere redefinir buena parte de la estrategia y empatarla con estándares internacionales competitivos en un contexto en el que la proveeduría local tiene que transitar de un monopsonio (Pemex) a un mercado abierto.

Twitter: @ruizfunes

También te puede interesar:
Foro EF para entender al agro: Los pendientes
Con Trump, principios, objetivos y ¿estrategia?
Suelos y seguridad alimentaria