Opinión

Contaminación y deterioro de la salud

 
1
 

 

Precontingencia ambiental. (Cuartoscuro/Archivo)

La pandemia es una enfermedad epidémica que ataca a todos los individuos de una región o país. Intentamos vivir en la ciudad de México con una grave contaminación pandémica del aire.

Cada año en el mundo la polución del aire causa siete millones de muertes. En México murieron en 2013, 20 mil quinientos mexicanos por la contaminación y 220 mil por cáncer del pulmón atribuibles a la contaminación. Por ello la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer alertó que más del 15% de las muertes por cáncer de pulmón son a consecuencia de la contaminación del aire y 22% de las muertes asociadas al corazón se originan por la contaminación del aire. También ocasiona la defunción de bebés de cero a seis días de nacidos (OMS).

El problema es sobrecogedor: solamente hubo 1% de días con aire limpio durante 2013 en el DF. En 362 días de ese año el ozono y las partículas finas (watter particles) rebasaron los laxos puntos IMECA… y nada pasó. En 2014 tuvimos sólo cinco días “normales”.

En México poco se está haciendo para evitar el aumento de la polución que afecta cada vez a más personas. La contaminación del aire es ya una epidemia que afecta a todos, más de lo que las autoridades parecen aceptar. Asimismo la contaminación del aire en el DF puede causar una tasa mayor de crecimiento de los nacimientos de niños con defectos debido a las toxinas que penetran en las células.

Los enormes camiones de basura del DF se estacionan varias horas con el motor en marcha en diversos puntos de la ciudad mientras cuatro ayudantes abren todas las grandes bolsas de basura para separar distintos materiales: papel y cartón, latas, vidrio y plástico.

Miles de vehículos del gobierno del DF, incluyendo esos camiones, nunca son verificados. El mismo gobierno del DF con su incompetencia y favoritismo estimula el crecimiento de la contaminación del aire en la ciudad de México.

En México la contaminación es un problema muy grave y cada día es peor y todo ello no parece ser suficiente para que el gobierno y la población tomen medidas efectivas para frenar el envenenamiento y el deterioro de la salud de millones de personas. Solamente simulan actuar cuando se disparan las alertas.

También te puede interesar

Polución y aprendizaje

Polución y asma

Daños químicos a los niños