Opinión

Contaminación por exceso de luz

 
1
 

 

Pista de hielo en el Zócalo. (Cuartoscuro/Archivo)

 Hace menos de 50 años, cualquier persona podía mirar hacia arriba y disfrutar de una hermosa noche estrellada. Ahora, millones de niños en la ciudad de México no tendrán la experiencia de gozarla.

El aumento de la intensidad de la luz artificial en las noches en el mundo, no solamente impide tener una visión del cielo, sino que afecta nuestro medio ambiente, el consumo de energía y nuestra salud.

¿Qué es la contaminación lumínica? Para todos en el DF resulta familiar padecer la contaminación del aire, agua y tierra, pero ¿sabías que la intensidad de la luz es también un contaminante?

El uso inapropiado y excesivo de luz artificial –conocida en EU como “light pollution”-, puede originar serias consecuencias para los seres humanos, la flora y fauna y nuestro clima.

Los componentes de la contaminación lumínica son:

1. Excesiva brillantez o luminosidad que causa molestias visuales.

2. Luminosidad excesiva sobre áreas habitadas.

3. Uso innecesario y/o permanente de luz en zonas en las que no es necesario.

4. Exceso de luminosidad agrupada en áreas para ser iluminadas.
(Ausencia de un trabajo de ingeniería para hacer estudios y determinar en qué lugares de una calle, avenida o jardín es conveniente ubicar fuentes de luz).

La contaminación lumínica es un efecto directo del crecimiento de la población, construcción de edificios con alto gasto de iluminación interna y externa, crecimiento industrial, anuncios publicitarios, centros comerciales, oficinas, fábricas, iluminación mal ubicada en las calles y la iluminación de adorno. (En México la pirotecnia, quema de cohetes e iluminación del Zócalo el 15 de septiembre y en Navidad).

El resultado es que un alto nivel de iluminación externa nocturna (en la ciudad de México influido por la inseguridad en la vía pública), en muchos casos es innecesaria.

La luz y la electricidad usada para crearla está siendo desperdiciada lanzándola al espacio en lugar de enfocarla directamente a los objetos, zonas y áreas en las que la gente piensa que deben ser iluminadas con luz artificial.

Fuente: International Darh-Sky Association

Twitter:@SalvadorGLignan

También te puede interesar:

Exceso de azufre en el aire

París, ciudad luminosa

Salvemos a los niños