Opinión

Contaminación del aire por partículas finas

 
1
 

 

contaminación

El aire de la Ciudad de México está corrompido por la gran cantidad de partículas contaminantes alergénicas “particulates fine pollutants y genes de APOE” en el ambiente como polvo, humo mineral e industrial, polen, hollín, fragancias, esporas, ceniza, moho, excremento de animales, caspa de mascotas, gases, materia fecal de humanos, quema de basura, pirotecnia, polvaredas, líquidos, compuestos orgánicos volátiles, demolición ilegal de edificios e incineración de cadáveres (cuatro a cinco horas por cuerpo).

La 'materia fina particulada' es la suma de todas las partículas (partes muy pequeñas) de materia sólida y líquida en suspensión en el aire, muchas de ellas peligrosas para la salud de las personas con predisposición genética, bebés aún no nacidos, niños, jóvenes y ancianos que han desarrollado cierta sensibilidad.

Las partículas las emiten los procesos de ignición de combustibles fósiles, polvo arrastrado por el viento por deforestación y polución que se forma en la atmósfera por la transformación de emisiones como el bióxido de azufre.

La exposición a largo plazo a ambientes con 'material particulado concentrado' puede afectar los pulmones de niños y adultos y reducir la esperanza de vida por unos meses, sobretodo en personas con enfermedades cardíacas, del sistema respiratorio y asmáticos.

Las partículas finas son más peligrosas que las partículas gruesas. Además del tamaño, su origen físico, químico y biológico afecta la salud por la presencia de metales, componentes orgánicos, ciertas toxinas, ozono o alergénicos.

El problema se incrementa por las emisiones de vehículos de motor (cinco millones en la Ciudad de México), tabaquismo, combustión de carbón y leña, cohetes y emanación industrial.

El problema aumenta para las familias que viven en avenidas con tráfico pesado, poco arboladas o cerca de carreteras por la mezcla de partículas contaminantes como monóxido de carbono, dióxido de azufre, componentes orgánicos y metálicos y tricloruro de nitrógeno.

Se exige al gobierno de la Ciudad de México que tome de inmediato medidas políticas para reducir las emisiones de 'material fino particulado'.

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

También te puede interesar:
Contaminación del aire y riesgo de demencia
Corrupción, generadora de trastornos mentales
Contaminación del aire y nacimientos prematuros