Opinión

Consultas y firmas

Por primera vez en nuestra historia política, el Instituto Nacional Electoral y la Suprema Corte de Justicia tendrán que evaluar, validar y en su caso aprobar, las solicitudes de consulta popular para 2015 que han anunciado PRI, PAN, PRD y Morena.

El artículo 28 de la ley correspondiente, en su inciso I, dice que se “solicitará al INE que en un plazo de treinta días naturales, verifique que la solicitud ha sido suscrita, en un número equivalente, al menos, al dos por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores”.

El INE tendrá pues la relevante tarea de garantizar que los millones de firmas sean reales y que éstas no estén duplicadas. Además, en esta ocasión, siendo que las consultas de PRD y Morena son para un mismo tema (revertir la reforma energética), el INE tendría que asegurarse de que los firmantes de PRD no se repitan en la solicitud de Morena, ya que el PRD entregó primero sus 2.3 millones de firmas el pasado 3 de septiembre.

El tema puede ser delicado para el INE. Existe la posibilidad de que el Instituto tenga que decirle a Morena que hay muchas firmas en su solicitud que no son válidas por ser personas que también firmaron la solicitud del PRD. En este caso, el INE deberá tener la madurez y mostrar su compromiso con el Estado de derecho para decirle a López Obrador las cosas como son. Además, seguramente en las cuatro solicitudes habrá firmas inventadas o inválidas por errores humanos, que el INE tendrá que rechazar. Así las cosas, la solicitud de Morena podría no cumplir con lo dispuesto en la ley.

Hay juristas que han escrito que ninguna de las cuatro solicitudes será aprobada por la Suprema Corte, ya que violan la Constitución. El INE podría tomar la posición cómoda de apostarle a que así sea, y sacarle a la confrontación que implicaría rechazar la solicitud de Morena. Sería grave que se conduzca así. El INE no puede calcular sus decisiones en función del costo político de éstas. Ni en este caso, ni en ningún otro. Hacerlo sería tomar una ruta muy peligrosa para la democracia en México y la reputación de nuestras instituciones.

Twitter: @julio_madrazo