Opinión

Constructora ‘underground’

 
1
 

 

De Jefes.

Esta máquina está enterrada en donde casi nadie puede verla. Vale 22 millones de dólares y el año que entra saldrá a la luz.

Con ella Humberto Armenta, de la constructora mexicana Recsa, asociado con la española Aldesa, perforan bajo casas y edificios de Cuautitlán Izcalli un túnel de siete metros de diámetro, el equivalente a la longitud que cubre un par de camionetas estacionadas una tras la otra.

La máquina estadounidense financiada por Bancomext que hace las veces de una lombriz gigante de 100 metros de longitud fue fabricada por la empresa Robbins y emergerá de nuevo en 2017 para concluir el Tunel Emisor Poniente II, de dos mil 200 millones de pesos.

Eso es importante. Lo más relevante es que pronto podría evitar la muerte de personas por inundaciones en ese municipio mexiquense.

¿Algo igualmente interesante? Que teniéndola ya aquí en la ciudad, Recsa se convierte en una candidata natural a las obras hídricas relacionadas con el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Ante la incertidumbre de constructoras del tamaño de ICA y Tradeco, bien haría usted en ponerle el ojo a esta compañía que enciende torretas para ser vista.

LA BOLSA VERDE
En México ya hay una cultura de sustentabilidad entre los inversionistas que participan en el mercado de valores.

Quedó demostrado con la emisión en la Bolsa del primer bono en pesos que llevó a cabo Nacional Financiera, que dirige Jacques Rogozinski.

Fue por dos mil millones de pesos y tuvo una demanda de 2.9 veces el monto ofertado; además se colocó con un spread de sólo 35 puntos base sobre el instrumento gubernamental de referencia.

Para desarrollar el ‘mercado verde’, está por nacer el consejo consultivo para las finanzas climáticas de México, que coordinará la BMV a través de su director general, José-Oriol Bosch, en conjunto con la Climate Bond Initiative de Inglaterra.

Reunirá a todos los actores relacionados con el cambio climático.

Pretende ubicar y ordenar los bonos verdes y otros instrumentos financieros sustentables, agrupar a los banqueros de inversión para analizar los proyectos, y trabajar con los clientes institucionales. La BMV ‘se pinta de verde’.

REBOTE DE OPORTUNIDADES
Usted ya ha escuchado de las rondas petroleras del gobierno. Con éstas no sólo ganan quienes se llevan esos concursos, sino empresas que permanecen bajo el radar.

Con la próxima licitación a realizarse en diciembre como parte de la Ronda Uno, la empresa Seadrill, que lidera Per Wullf, ve oportunidad de obtener contratos de servicio con aquellos que resulten ganadores.

Esta ocasión son licitaciones para producir en campos petroleros bajo aguas profundas del Golfo de México.

Anton Dibowitz, vicepresidente de la firma, apuesta a su experiencia técnica y los contactos internacionales que le permiten resolver problemas técnicos.

Ellos ya obtuvieron su primer contrato como resultado de la Ronda Uno con la italiana ENI, ganadora de un bloque en la segunda subasta ubicado en cuencas del sureste, cerca de Tabasco, donde tienen los campos Amozca, Miztón y Teocalli. Veremos si el currículum basta.

También te puede interesar:
Kimberly quiere ‘papel’ más protagónico
La estrategia Martín Bringas
La ‘joya’ de las autopartes