Opinión

Conocimiento aplicado

18 diciembre 2012 13:59

1) Ignorancia inconsciente: Éste es un estado de total desconocimiento de lo que es adecuado en la utilización de los recursos. Por eso, el primer paso para la resolución de un problema es aceptar que se tiene y luego proceder a entenderlo.
 
Regularmente escuchamos expresiones como: "Soy muy malo para las finanzas", "Eso de la administración no se me da" o "Soy un caso perdido"; en esta estructura de pensamientos limitantes, es imposible salir de este nivel para emprender un despertar hacia el conocimiento.
 
Este inicio implica ser humilde para aceptar la ignorancia y también se trata de un avance valiente en términos de emprender la ruta hacia el aprendizaje.
 
2) Ignorancia consciente: Aquí inicia un proceso de investigación con la intención de prepararse con una buena metodología, aprender a llevar a cabo presupuestos, conocer el mecanismo del sistema financiero, entender qué riesgos se corren en las diferentes opciones de inversión, entre otras muchas cosas.
 
Con la información a la mano vendría una etapa de aprendizaje, en donde estará presente muy probablemente cierta dosis de frustración por los errores cometidos en la planeación; sin embargo, es un periodo clave, porque se abre un camino de prueba y error que ayuda a delinear una estrategia personal.
 
3) Conocimiento consciente: Cuando ya hay comprensión viene un momento crucial, pues podemos iniciar el cambio definitivo en el comportamiento, pero también es posible ignorarlo y seguir en nuestro estado común, gastando en forma desproporcionada o tomando créditos innecesarios.
 
En ocasiones, en esta etapa, se presenta un rechazo al aprendizaje con la excusa de "eso ya lo sé", aunque irónicamente se deje de aplicar.
 
En contrapartida, en un esquema maduro de "conocimiento consciente", se inicia un cambio trascendente. En ese instante decidimos verificar el procedimiento, al no estar seguros de cómo hacerlo adecuadamente.
 
Es un lapso donde el compromiso con las metas resulta imperativo y conlleva a salir de la zona de confort para meter en orden las finanzas.
 
4) Conocimiento inconsciente: Finalmente, ante la práctica y la aplicación permanentes, surge una actuación intuitiva que tiene una base fundamentada en lo que ya sabemos y dejamos de revisar la metodología.
 
Podríamos incluir un paso cinco: el "virtuosismo". Analógicamente, es como un malabarista que deja de pensar en cómo hacer la suerte y además la complica en forma natural, sin darse cuenta de cómo lo hace; esto lo vemos reflejado también en los atletas o artistas.
 
En las decisiones personales se puede obtener este virtuosismo, pero tiene muy poco que ver con la "inspiración" y es más bien un trabajo de "transpiración"; es decir, un esfuerzo permanente.
 
Hay tres elementos básicos: educación, práctica y reflexión, siendo los tres imprescindibles. Primero, la preparación adecuada en términos de entender los principios básicos para una resolución eficiente en el terreno financiero; segundo, sentarse a hacer cuentas, planear en función de sus propósitos y ejecutar lo asimilado; y, tercero, tener una autorretroalimentación sobre lo que se está haciendo, pues tanto los errores como los aciertos brindan una información muy valiosa para corregir el rumbo, dado que este proceso es permanente.
 
De seguimiento...
 
Hablando de poner manos a la obra, en estos últimos meses de 2012 es recomendable iniciar la tarea de planear el próximo año, así que ya es tiempo de dar seguimiento a nuestros presupuestos para 2013.
 
Para ello, recuerde que puede descargar de la página de Internet de un servidor un archivo de Excel para iniciar con este trabajo. En próximas columnas abundaré en ese tema. Mándeme sus dudas y comentarios.
 
 

Twitter y facebook: @finanzasparami www.finanzasparami.com atovar@finanzasparami.com