Opinión

¿Conoces la fórmula para ser rico? Te la comparto

Una cantidad importante de dinero en nuestro patrimonio está lejos de ser una medida absoluta de éxito, pero sí ayuda a generar tranquilidad para alcanzar metas personales y familiares, además de permitir enfocarse en otros órdenes de la vida, sin la angustia de ingresos adicionales. Por eso es válido preguntarnos: ¿cómo alcanzamos el triunfo financiero?

Todos quisiéramos encontrar la fórmula “mágica” para hacernos ricos y tal vez la sabemos. Rescato una valiosa idea de Martin E. P. Seligman, de su libro Florecer. Seligman, quien es el impulsor de una corriente llamada “psicología positiva”, plantea la siguiente igualdad: Logro = Habilidades x Esfuerzo.

Simple, ¿verdad? Y en su sencillez radica su fortaleza. Él aplica la fórmula a muchos órdenes de la vida y reseña experimentos realizados en el ámbito académico. Hace referencia al experimento de los niños que les ofrecen esperar para otorgarles un bombón adicional (Marshmallow test). Esto sería equivalente a preguntar si preferirías un dólar hoy o dos dólares dentro de dos semanas, afirma.

Los resultados fueron evidentes: quienes tuvieron control lograron mejores calificaciones, con mayores posibilidades de ingresar a preparatorias de alto nivel, pasaron más tiempo haciendo tarea y se independizaron antes que el promedio.

Cuántas veces nos quejamos de que carecemos de las habilidades para tomar decisiones financieras, pero el esfuerzo puede compensarlas, o cuántas veces sí existe esa capacidad de análisis; sin embargo, el mínimo esfuerzo genera magros resultados.
Ahora bien, las habilidades se aprenden y se adquieren con base en experiencia, por eso, nada está perdido.

Al hacer una analogía con los músicos, llega a una conclusión que seguramente estaremos de acuerdo. Dice: “El consejo es sencillo: si quieres ser de clase mundial en lo que sea, debes pasar 60 horas a la semana practicando durante diez años”.

Tal vez en términos de logros financieros pareciera exagerado si pensamos que todos tenemos otras actividades, más allá de cuidar nuestro patrimonio; sin embargo, queda claro que entre mayor tiempo dedicamos, podremos encontrar mejores resultados.

Bajo este enfoque, de nada sirve quejarnos de las circunstancias que nos tocó vivir y es preferible enfocarnos en esas dos simples acciones: conocimiento y esfuerzo. Seligman concluye: Para triunfar se requiere “autodisciplina”.

Es frecuente usar la teoría del complot para justificar un pobre desempeño y sentimos que el mundo conspira en contra nuestra, cuando la solución está en nuestro lado de la cancha.

Twitter: @finanzasparami