Opinión

Congreso insensible a las demandas ciudadanas

 
1
 

 

Sesión de la Cámara de Diputados. (Cuartoscuro)

El Congreso mexicano, ¿nuestro? Congreso.

Un Congreso que debería ser un digno representante de las exigencias ciudadanas.

Un Congreso que pierde la oportunidad de unirse al reclamo cada vez más fuerte de la sociedad en contra de la corrupción e impunidad imperante en nuestro país.

Corrupción e impunidad que ha tenido un costo económico enorme (se calcula entre el 9% y 10% del PIB) y un daño inevitable al penetrar e integrarse paso a paso a la cultura de nuestra sociedad, según lo ha reconocido el propio Presidente Peña Nieto.

Un Congreso que rechaza la aprobación del Sistema Nacional Anticorrupción, prevista para el período de sesiones que concluye el 28 de mayo para posponerlo para el período que arrancará en el mes de junio ¿Qué pretexto encontrarán en este nuevo período para posponer y volver a posponer esta exigencia de la sociedad, quien está (estamos) asqueada de la corrupción y la impunidad?

¿Será que una buena parte de los congresistas piensa que esa ley puede pisarle los callos?

Otros países, incluyendo alguno latinoamericanos, ya no han distinguido las jerarquías políticas y atacan al corrupto independientemente de la posición que ocupe en el espectro del poder ¡Bravo por ellos! Debemos tomar nota e imitarlos.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) con sus 65 centros empresariales distribuidos en toda la República y sus 36000 empresas socias responsables del 30% del PIB y de 4.8 millones de empleos formales, toma la bandera y lanza la Declaración Tijuana, una declaración que cala hondo y que debe ser escuchada tanto por la ciudadanía como, particularmente, por nuestras fuerzas políticas.

Tomemos la esencia de los posicionamientos de esta Declaración cuya edición completa aparece en www.coparmex.org.mx y cuya lectura recomendamos ampliamente.

1.-Coparmex, fiel a su convicción democrática y de participación ciudadana, intensificará a través de sus 36 mil empresas socias, con empresarios y sus trabajadores, una campaña pública para denunciar y exhibir la inmovilidad irresponsable del Congreso de la Unión.

2.- Compartiremos con la comunidad internacional la situación prevaleciente en México. Denunciaremos ante instancias internacionales y de organismos aliados, lo que los legisladores están haciéndonos a los mexicanos: manteniendo un sistema de privilegios e impunidad en contra de la mayoría de los ciudadanos.

3.- Vamos por un Congreso a la altura de la sociedad organizada. México requiere de un Poder Legislativo que represente de verdad y que sirva al pueblo de verdad; que cumpla con las demandas ciudadanas, la transparencia y la rendición de cuentas, el fin de la impunidad y de la corrupción, entre otras. Senadores y diputados aún pueden demostrar su compromiso, cumpliendo con lo que demanda la Constitución. De no hacerlo, comenzaremos una campaña de información permanente, dirigida a nuestras empresas, nuestros trabajadores y a la sociedad mexicana toda.

Si los políticos se resisten a cambiar sus privilegios y anteponen sus intereses a los de los ciudadanos, seremos la sociedad civil organizada quienes obliguemos a caminar en el sentido que demanda el mundo moderno, globalizado y participativo en el que estamos compitiendo.

¡Bravo por la Coparmex! Espero que sea la punta de lanza para que muchas organizaciones ciudadanas y los propios ciudadanos tomemos este tema en nuestras manos y conformemos un movimiento anticorrupción que cimbre a nuestro país y coloque a los corruptos, principal pero no únicamente a nuestros políticos corruptos, en el lugar que les corresponde: la cárcel.

Nuestros legisladores tienen todavía una buena oportunidad: sacar una Ley Anticorrupción digna de los mexicanos. Nunca más una ley “light” , a modo, que burle la opinión pública y menosprecie a la ciudadanía.

Mañana será otro día.

El autor es presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

El narco avanza ¿Quién lo detiene?

Las mamás, el mejor regalo de Dios

Una sociedad en movimiento