Opinión

Conflicto aguacatero “en vías de alivio”

 
1
 

 

aguacate

¿Qué valor de mercado pueden tener en Estados Unidos 860 mil toneladas de aguacate michoacano? Imagine.

Eso era lo que se pudiera llegar a perder si pretendiendo mantener los contratos llega a la Unión Americana algún aguacate no cultivado en Michoacán al que se le detectara alguna plaga. Estados Unidos pudiera cerrar la frontera a la fruta mexicana, venga de donde venga.

Por lo pronto no llegaron a suelo estadounidense en los pasados 15 días algo así como 25 mil toneladas por un conflicto en Michoacán del que fuimos los primeros en informar.

El asunto, lejos de solucionarse, se llegó a complicar mucho más, pero ahora las partes afirman que este lunes, el asunto va “de alivio”.

Así lo dicen los productores quejosos e incluso la APEAM, la Asociación en la que tanto productores como empacadores son socios y que mantienen con el propósito de promover mercados para el aguacate michoacano.

Dicen que este lunes, mientras usted lee estas líneas, los cortadores comenzarán a cortar la fruta sin amenazas, los aguacates se subirán a camiones, estos transitarán sin complicaciones y habrán de certificarse y empacarse sin problema alguno para llegar a suelo estadounidense esta misma semana.

Todos dicen que los problemas se han resuelto aunque esta semana las partes en conflicto siguen con pláticas para destrabar dos de los cinco puntos que constituían la esencia del conflicto que derivó en parar el corte del aguacate, su transportación hacia las empacadoras o la certificación y empaque para ser exportados.

Todos confían en que este lunes todo marche bien aunque esta confianza se topa con una suspicacia muy elemental. Si todo se cree va en “vías de alivio” ¿con qué objetivo la APEAM turnó carta abierta al Presidente de México, al Secretario de Economía, al Secretario de Agricultura, al Gobernador de Michoacán advirtiéndole de la necesidad de restituir el estado de derecho so riesgo de al no hacerlo se corran graves riesgos a la industria aguacatera de exportación?

Aunque no son los únicos puntos en disputa, los elementos de discordia pudieran concentrarse en la necesidad de establecer mejores pagos a los productores de aguacate por sus frutas. Quieren evitar oscilaciones que hacen pensar en “manoseos” artificiales de precios, quieren evitar que bajo estrategias amañadas se propicie cortes acelerados en las partes bajas de precio.

Quieren precios estables y de posible en partes altas sin dejar de considerar que los empacadores (46 empresas y las más fuertes norteamericanas) deben tener, justificadamente, beneficios por su trabajo.

Quieren, de posible también, que la cotización que se haga a sus frutas se paguen en la misma moneda en la que se venden a Estados Unidos… en DÓLARES.

El aguacate para Michoacán es muy importante. Explica el 60% del PIB agrícola en la entidad y el 90% de las exportaciones de aguacate mexicano a otros mercados, no solo a Estados Unidos y Japón, sino a otras plazas como Europa, en varias ciudades, en Canadá e incluso en China.

Mucho se ha ganado desde que los productores de Michoacán abarcaron por ocasión primera el mercado de la exportación de su fruta, considerados por historiadores como la “mantequilla de los Dioses”.

En el año 1997 comenzaron a exportar y en ese entonces se compraba el producto a ritmos de 10 centavos de dólar el kilogramo. El año pasado el precio promedio del ciclo fue de 16 pesos el kilogramo, entre 90 centavos y un dólar el kilogramo.

Los productores quieren más estabilidad en los precios y transparencia en la determinación en la fijación de ellos así como pago en la misma divisa en la que se hacen los contratos finales de compra venta. ¿Le Parece mucho pedir?

Alertados por los paros que iniciaron con bloqueo de solo los camiones que portaban aguacate hacia las empacadoras, toma de las oficinas de la autoridad de sanidad vegetal, el asunto derivó en bloqueos completos de carreteras de los que los productores quejosos no se responsabilizan y señalan tanto a los cortadores como a las fuerzas del orden de Michoacán el que se hayan bloqueado carreteras enteras.

Los cortadores, más de 10 mil jornaleros, se subieron al momento exigiendo mejores pagas por su trabajo. Tanto APEAM como PRODUCTORES dicen que este asunto ya no representará problemas para el corte, recolección, transportación, certificación, empaque y exportación.

Solo dos puntos quedan en discusión y análisis: pago en dólares de las frutas que se exporten y que no se use aguacate de otras entidades en el país para atender la demanda de exportación.

Los promotores en Estados Unidos afirman que los compradores han comenzado a platicar con representantes de Perú y Chile y que la suspensión del aguacate mexicano puede hacer daños irreversibles porque no solo cuenta la suspensión en la entrega de fruta sino la falta de confianza que este conflicto ha propiciado entre grandes cadenas de supermercados o de restaurantes.

Dicen que el Delegado de Sagarpa en Michoacán ha estado pendiente de este asunto, que así lo han hecho los enviados del Gobernador de la Entidad. Con todo ello sobre la mesa asalta la duda de las razones por las que no hay acuerdos aún satisfactorios en un pliego de escasos 5 puntos y que pone en jaque a una industria que representa grandes ingresos de divisas al país, a los productores, a 10 mil cortadores, a los empacadores, transportadores y distribuidores en Estados Unidos así como a restaurantes, supermercados y pequeños negocios.

Esta semana dicen que pudiera darse por terminado este conflicto. ¿Será? Ojalá lo sea. Universo Pyme dejará constancia de lo que suceda en Michoacán.

Twitter:@ETORREBLANCAJ

Correo:direccion@universopyme.com.mx

También te puede interesar:

México intenta romper ‘tortícolis del norte’

El sentimiento de la república electrónica

Pymes, hay que medir para planear