Lo que no se vio
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lo que no se vio

COMPARTIR

···

Lo que no se vio

28/11/2014

Ayer, en el evento en que el presidente Peña anunció la nueva estrategia en materia de seguridad, se presentaron pequeños detalles que resultaron muy interesantes.

1.- No se vieron por allí a los dirigentes de los dos principales partidos opositores: Ricardo Anaya y Carlos Navarrete. El segundo había dejado saber que no iría, pues no sabía de qué se trataba el anuncio.

2.- A alguien se le ocurrió que era buena idea sentar juntos a Carlos Slim y Ricardo Salinas. Por un buen rato, los vecinos de asiento no se dirigieron, ya no la palabra, ni siquiera las miradas. Ya después terminaron conversando.

3.- Uno de los saludos más efusivos del presidente Peña fue a Don Lorenzo Servitje, quien con sus 96 años recién cumplidos llegó al evento de Palacio y estuvo atento a todo el discurso.

4.- Ya estaba sentado casi todo el gabinete antes de que iniciara el evento, pero llegaron al final, acompañando al presidente Peña, los secretarios Luis Videgaray y Miguel Osorio Chong, así como el jefe de la Oficina de Presidencia, Aurelio Nuño. ¿Señales?

Radiodifusores en corto

Más tardó Édgar Pereda en llegar a la presidencia de la CIRT, que en empezar a cambiar las reglas para la industria.

Para susto de algunos radiodifusores, ayer mismo se acordó con Gabriel Contreras, presidente del IFT, reducir a 400 Khz la separación entre las estaciones.

Si bien esto significa que podrá haber oportunidad para que haya migración de las AM a FM, en la banda que hoy es más importante, puede haber hasta el doble de competencia.

Y el asunto va a dividir en serio a la industria.

Chamba extra

Si algunos legisladores ya habían hecho maletas para el puente “Guadalupe-Reyes” y preparaban viajes a sus entidades, seguramente van a tener que cambiar sus planes.

Algunas de las iniciativas anunciadas por el presidente Peña llegarán el lunes. Quizás algunas a diputados y otras a senadores.

Lo que es un hecho es que la sociedad espera que no se la vayan a tomar con calma y vayan a querer convocar a un extraordinario para el 15 de enero, o algo así, con tal de que no se vayan a echar a perder sus vacaciones.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.