Opinión

Confianza, un imperativo para el desarrollo

 
1
 

 

biletes

¡Que difícil es conquistar la confianza y que fácil es perderla!

Pero tenemos que reconocer, lo he señalado en repetidas ocasiones, que sobre la confianza se construye una familia, una empresa, un gobierno, una nación…y que la confianza en uno mismo es quizás la más importante.

En la reciente Convención de la Coparmex celebrada hace unos días en la ciudad de Chihuahua, se abordó este tema enfocado principalmente a la justicia, esa justicia que tanto necesitamos y de la cual tenemos un lamentable déficit, sí, un déficit que causa estragos en nuestro desarrollo como personas y como país. Si no tenemos suficiente confianza en nuestras instituciones, no podemos tener confianza en la justicia que ellas están encargadas de impartir.

Me dio envidia escuchar la experiencia de Medellín, esa ciudad enclavada en el corazón de Colombia, que ha transitado en relativamente pocos años, de una ciudad violenta y subdesarrollada, a otra que ha sido señalada como la más innovadora del mundo en vista principalmente a sus programas sociales. Medellín, un caso de éxito en donde se ha abatido drásticamente la criminalidad y se ha construido más que una ciudad, una sociedad. La participación ciudadana, sin duda, ha sido uno de los factores claves para su desarrollo . Es en Medellín y en general en Colombia, en donde han ido a parar a la cárcel, por corruptos, renombrados personajes del congreso, del mundo empresarial, jefes de seguridad y otros que antes se consideraban intocables.

¿Igual que en México, verdad? Me da vergüenza y coraje la actitud de un buen número de políticos del mas alto nivel que muestran con enorme desfachatez su fortuna mal habida sin que pase nada, absolutamente nada, ni siquiera en las más de las veces, el rechazo social al que se han hecho acreedores. ¡Sí! México, con pena debemos reconocerlo, es un país profundamente corrupto en donde no existe, siquiera, en la mayor parte de los casos, el rechazo social. Ocupamos el lugar 103 en materia de corrupción en el concierto de las naciones con un retroceso notable en los últimos 15 años, pues ocupábamos el lugar 50. Todos somos culpables, por acción o por omisión, y estamos obligados a cambiar y adoptar una posición proactiva a favor de la legalidad.

Desencanto de la ciudadanía con la democracia, se señaló en el evento de la Coparmex. Corrupción, violencia, desprestigio de los partidos políticos, crecimiento económico insuficiente, son algunas de las causas que han provocado este malestar ¿Volver al pasado? ¡Jamás! El autoritarismo que padecimos durante tantos años debe quedar en las páginas de la historia, pero nuestra incipiente democracia no está dando los resultados que muchos esperábamos de ella. No ha logrado todavía conquistar nuestra confianza, pero no bajemos la guardia sino luchemos por alcanzar las metas que de ella pretendemos.

Hay que tener un compromiso como nación, señaló Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial e invitado especial a este evento y para lograrlo, señaló, debemos trabajar sobre 5 ejes: Estado de derecho; combate a la corrupción; justicia y lucha contra la impunidad; seguridad pública; y gobernabilidad democrática. Sólo lo lograremos, señaló, mediante una gran participación ciudadana y cerrando filas para restablecer el tejido social.

Por su parte, el Presidente de la Coparmex, Juan Pablo Castañón, frente al Presidente Peña Nieto, estableció la postura de esa Institución en aspectos de vital importancia y gran actualidad, entre los que destacamos los siguientes: el combate a la desigualdad; la necesidad de una justicia pronta y expedita apoyada para este propósito en juicios orales; la “meritocracia” en vez de factores políticos para el nombramiento de los funcionarios de la Suprema Corte de Justicia; la expedición de una ley secundaria nacional que de certidumbre y marco jurídico apropiado a las fuerzas armadas; y el aterrizaje a nivel municipal de la iniciativas en materia de justicia para enriquecer el contacto entre el ciudadano y la autoridad y generar confianza entre ambos.

Largo, muy largo, sería el señalar todos los conceptos vertidos por los ponentes, pero termino señalando una de las muchas aportaciones hechas por el Dr. Sebastián Piñera, Ex Presidente de Chile: América Latina llegó tarde a la Revolución Industrial, pero no puede llegar tarde a esta nueva revolución que está golpeando las puertas, que es la sociedad del conocimiento y la información. Efectivamente, agrego yo, México no puede quedar atrás de la revolución del conocimiento y la información que está invadiendo al mundo entero. Quien se quede atrás pierde la carrera y nosotros no podemos darnos ese lujo. Confiemos en nuestra capacidad para alcanzar nuevas y ricas metas.

El espacio me impide abundar sobre muchas otras valiosísimas aportaciones de los ponentes y de los asistentes a este singular evento de la Coparmex. Pero termino diciendo que estas reflexiones y aportaciones llevan consigo un gran reto: llevar a la práctica todo aquello que mereció la aprobación entusiasta de los asistentes. Sólo así transformaremos las buenas ideas en acciones que promuevan la transformación de nuestro país. No es sencillo, pero no hay imposibles y la comunidad Coparmex tiene que aceptar el compromiso de impulsar con decisión y coraje lo que discutió y aprobó en su riquísimo evento.

¡Sí! Confiemos, todos, en nuestra capacidad para transformar, para bien, la realidad que estamos viviendo en nuestro México querido.

Mañana será otro día.

Presidente de Sociedad en Movimiento.

También te puede interesar:

A la mitad del camino

Los ¿maestros? disidentes

El Papa Francisco