Opinión

Comunicación confusa del Fed y volatilidad en mercados


 
 
 
En el comunicado de la reunión del comité de política monetaria del Banco de la Reserva Federal de EU (Fed) del pasado 19 de junio, se comentó que el Fed podría aumentar o reducir el estímulo monetario de acuerdo a las condiciones de la economía. No obstante lo anterior, en conferencia de prensa, el presidente del Fed, Bernanke, comentó que podrían comenzar a reducir el estímulo monetario tan pronto como a finales de este año y que podrían terminar de comprar activos tan pronto como a mediados de 2014.
 
Asimismo, agregó que perciben un mayor dinamismo de la actividad económica y del mercado laboral y que la inflación subirá al objetivo de 2% del Fed muy pronto.
 
El fuerte contraste entre lo que el comité escribió y lo que su presidente dijo referente al estímulo monetario hace que la publicación de las minutas de dicha reunión este miércoles (10 de julio) sea lectura obligada para quien desea realmente entender qué va a hacer el Fed en el futuro.
 
Cabe señalar que tanto el comunicado del Fed, como los comentarios de Bernanke se dieron en un marco en el que, un miembro del comité, Bullard, decidió votar en contra de la decisión del Fed, argumentando que la inflación está muy por debajo del objetivo del Fed. Por otro lado, de acuerdo a los últimos discursos de los miembros votantes del FOMC, sólo 2 –de 12- están realmente preocupados por los costos de la gran liquidez que han generado (George y Stein). En este sentido, creemos que con mejor comunicación y un mapa de ruta más explícito sobre lo que realmente piensa llevar a cabo el Fed y en qué momento, los participantes del mercado no hubieran reaccionado de manera tan violenta, como lo han hecho a raíz de dicha reunión de política monetaria.
 
 
 
El problema más grave es que la comunicación confusa del Fed ha provocado que se forme un 'círculo vicioso de volatilidad', en donde el incremento inicial de la volatilidad alimenta la aversión al riesgo de los inversionistas, que provoca que reduzcan las posiciones de riesgo de sus portafolios de inversión, aumentando así la volatilidad misma y detonando más venta de activos de riesgo.
 
 
No obstante lo anterior, los fondos de inversión tienen que invertir su liquidez en algún mercado y en el momento en que vean activos 'baratos' comenzarán a comprar y al menos pararán este movimiento que podríamos caracterizar como 'sanguinario' de los mercados. Los precios y el momento en que lo hagan serán 'la gran apuesta'.
 
Ante esto, pensamos que en México, si bien nuestra percepción sobre los participantes de los mercados es que la dirección que tomarán las tasas será hacia arriba solamente, existe la posibilidad de que con un mejor entorno económico en la segunda mitad de este año -por mejoría de la manufactura en EU y mayor gasto público en México-, así como la alta probabilidad de que se aprueben reformas importantes como la financiera, fiscal y energética, los inversionistas se vuelquen a invertir en pesos mexicanos y comprar acciones de la BMV. Por ello, a pesar de las dificultades que experimentarán los mercados financieros en los próximos meses, las inversiones de largo plazo y bien diversificadas -incluyendo la mayoría de las Siefore- darán frutos.
 
 
Twitter: @G_Casillas
 
*Director General de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.