Opinión

Compromisos olvidados: la deuda de las entidades crece

Concentrados en las reformas secundarias de telecomunicaciones y energéticas, parece que a todo mundo ya se le olvidó el que fue uno de los principales compromisos de campaña del presidente Enrique Peña y que también suscribieron los partidos en el Pacto por México. Me refiero a la regulación de la deuda de estados y municipios.

A casi dos años de que han llevado y traído el tema ambas cámaras legislativas, la ley para una mayor disciplina financiera en las entidades subnacionales -que tuvo como origen, recordarán, el fraude en Coahuila por la documentación falsa que involucraba a los hermanos Moreira, y que derivó en la salida de Humberto de la presidencia del PRI-, reveló que el ego y la vanidad que hay entre diputados y senadores, quienes no lograron ponerse de acuerdo para ver qué Cámara era la de origen de esta ley, lo que dio como resultado que hoy se encuentre en la “congeladora”.

El pasado 30 de abril, los coordinadores del PRI y PAN en el Senado, Emilio Gamboa y Jorge Luis Preciado, revelaron que ya había un acuerdo, pero que los diputados nuevamente se habían echado para atrás.

Debido a que es un tema que involucra política, elecciones y dinero, esta reforma -si bien le va- será retomada hasta pasadas las elecciones de 2015, mientras las deudas continúan creciendo, tal como informó El Financiero, que alertó de que el elevado nivel de apalancamiento en estados como Chihuahua, Chiapas, Quintana Roo, Nuevo León y Veracruz sí representa un riesgo significativo para sus finanzas públicas.
Sin embargo, el tema duerme el sueño de los justos, ya que los ciudadanos seguiremos esperando que haya un mayor control de las deudas que contraen los gobernantes y que muchas veces son utilizadas para gasto público y no inversión. Este candado fue incluido en la regulación que no tiene fecha para ver la luz.

EDIFICIO NUEVO

El Banco Ve por Más ya compró el terreno en la que espera construir su nueva sede, y seguirá como hasta ahora en pleno Paseo de la Reforma.
La ubicación, más que privilegiada, es a la altura de la Glorieta de Colón, y si bien no tienen fecha para iniciar la construcción, saben que conforme crezca el grupo tienen ya seguro a dónde irán y, lo más importante, seguir en Reforma, que es la zona de preferencia de don Antonio del Valle.

La casona en donde está actualmente el corporativo no puede ser tocada, por lo que seguramente seguirá siendo alguna de las oficinas de la familia del Valle o, incluso, ¿por qué no?, ser un museo. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus