Opinión

Compro sin ver

   
1
  

      

Candidatos

Las declaraciones patrimoniales de los candidatos al gobierno del Estado de México revelan que tienen mucha suerte a la hora de comprar inmuebles y pagar impuestos.

Para dar una idea: si usted es trabajador y tiene la fortuna de ganar más de 60 mil pesos mensuales, el SAT le quita el 30 por ciento de sus ingresos, por lo menos, pero si es político y se embolsa, como Alfredo del Mazo, cuatro millones y medio de pesos, paga menos de 10 por ciento, dicho con sus propios números.

Josefina Vázquez Mota, la candidata del partido que hizo de la 3de3 su bandera, aún no presenta su declaración patrimonial, así que a ella todavía no le puedo hacer una oferta. Pero desde ya le digo al perredista Juan Zepeda que le compro sin ver ese terrenito que dice vale 69 mil 475 pesos en la ciudad colonial de San Miguel de Allende, y a Delfina Gómez, de Morena, también le compro sin ver su casita de 186 mil pesos, aunque esté en Texcoco y haya mucho tránsito para llegar.

Y a Osvaldo Santín, director del SAT, le preguntó cómo es que Delfina, ganando un millón 205 mil pesos, sólo pagó 33 mil pesos de impuestos, cuando deberían ser 300 mil pesos por lo menos.

Pero Juan Zepeda la superó, pues obtuvo ingresos por 750 mil pesos y tuvo un saldo a favor de 35 mil 759 pesos que el SAT le pagó. Lo dicho, los políticos tienen mucha suerte, incluso ante el SAT, y eso, no cualquiera.

Pero retomemos algunos datos puntales de la declaración de Alfredo del Mazo que, como comenté ayer, nos deja más dudas que respuestas.

El candidato priista a la gubernatura del Estado de México tuvo ingresos el año pasado por cuatro millones 571 mil 956 pesos, de los cuales dos millones 528 mil fueron por otras actividades, aunque no tenemos idea de cuáles, porque si bien es cierto que reconoce tener inversiones menores a cien mil pesos en tres compañías, explica que ninguna de las empresas tiene patrimonio o recursos.

Además, como muchos de los priistas, parte de su patrimonio lo hizo a partir de donaciones, la primera en 1992 de un terreno en San Miguel Allende, con un valor de ocho millones de pesos, y la segunda en 2005, con valor de tres millones 634 mil 165 pesos, que de hecho son las propiedades con mayor costo en su declaración.

Otra incongruencia es la compra de una casa en la delegación Miguel Hidalgo, con un costo de cinco millones 300 mil pesos, que dice que fue pagada al contado, cuando ese año percibió recursos por menos de cinco millones. Estamos de acuerdo en que podía tener ahorros, pero posteriormente explica que sólo ha pagado 30 por ciento, entonces ¿al contado o en plazos?

El total de sus propiedades asciende a 34 millones 193 mil 597, que contrastan con los 186 mil pesos de la candidata de Morena, Delfina Gómez, y con el hecho de que Juan Zepeda, del PRD, no tiene casa.

NO LE SIRVIÓ EL APOYO
Parece que al precandidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, de nada le sirvió el apoyo de los senadores perredistas, ya que de acuerdo con la última encuesta de EL FINANCIERO bajó cuatro puntos porcentuales en el momento en que los legisladores brincaban del PRD a Morena y hablaban todos los días de su aspiración.

Es verdad que él mismo se perjudicó al entrar en controversia en Estados Unidos con uno de los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, pero el reality show del Senado no impactó en sus preferencias.

Por cierto, el Instituto Belisario Domínguez, que fue la manzana de la discordia en el PRD por todos los recursos que tiene, se quedará ahora en el PT, que se convierte en la tercera fuerza al integrarse los nueve perredistas, incluido Miguel Barbosa, quien lo preside.

Twitter: @ginamorettc

Correo: georgina.morett@gmail.com

También te puede interesar:
Ganan mucho y no gastan
Veytia disminuyó delitos en Nayarit
Vicecoordinador debe al PRD casi 800 mil pesos