Opinión

¿Competencia en tarjetas?


 
 
Mi solidaridad con David Páramo y su familia
 
El Reporte sobre las condiciones de competencia en el mercado de emisión de tarjetas de crédito, presentado la semana pasada por el Banco de México (Banxico), no tiene desperdicio.
 
La primera conclusión del estudio es que existe cierta evidencia de competencia en el mercado emisor de tarjetas de crédito bancarias, pero también hay algunos motivos de preocupación.
 
De inicio, las barreras de entrada en la banca mexicana se han reducido y son bajas en relación con otros países de un nivel de desarrollo económico similar al nuestro.
 
"Mientras haya más barreras a la entrada, habrá menos competencia", planteó el gobernador del banco central, Agustín Carstens.
 
La reducción de las barreras a la entrada dio lugar a un aumento en el número de bancos de 35 a 45 entre 2000 y 2012, pese a que en ese lapso hubo 10 fusiones o compras de instituciones y un intermediario salió del mercado.
 
Además, sólo 18 de los 45 bancos en operación emiten tarjetas de crédito, por lo que un amplio número de instituciones podría ofrecer este producto.
 
Tasas preferenciales
 
Otra conclusión del reporte es que existe evidencia de que el mercado es disputado y de que los consumidores están obteniendo beneficios.
 
Por ejemplo, se ha incrementado la fracción del saldo de crédito que se otorga a tasas preferenciales.
 
El crédito otorgado mediante promociones con y sin intereses representó 38% del saldo de la cartera al cierre de diciembre de 2012.
 
La mitad del saldo de la cartera se concedió a tasas menores a 23%  al mismo periodo. Sólo 6.2% se otorgó a tasas mayores a 50%.
 
En el mercado se ofrecen al público 155 productos de tarjetas de crédito, y de 2004 a 2012 el número de emisores pasó de 12 a 19 bancos.
 
De acuerdo con cifras del Banxico, en el país existen 25.4 millones de tarjetas de crédito bancarias emitidas, de las cuales sólo se ocupan 15.5 millones, por lo que casi 10 millones no se utilizan.
 
Concentración alta
 
El informe también concluyó que la concentración es alta y ha aumentado siguiendo el ritmo del ciclo de crédito.
 
"El nivel de la concentración... resulta preocupante y hace necesario que se mantenga el seguimiento a este mercado."
 
Lo anterior "refleja la estructura general de los servicios bancarios en México, donde un número reducido de bancos provee una fracción importante de los servicios".
 
En efecto, los cinco mayores emisores de tarjetas de crédito -BBVA Bancomer, Banamex, Santander, HSBC y Banorte-Ixe- concentran 91.5% del saldo de la cartera.
 
"Si hay mayor concentración, habrá mayor poder de mercado y menores condiciones de competencia", apuntó Carstens al presentar el documento.
 
No obstante, la concentración elevada, que incluso ha crecido en los últimos años, parece relacionarse con el ciclo de crédito -con rezago- y no con un comportamiento estratégico de los bancos grandes.
 
Las cifras de concentración de mercado están por arriba de las de 2000, que es cuando comenzaron a encenderse las 'luces amarillas'.
 
Con la crisis la concentración aumentó, pero recientemente se ha visto una corrección a la baja, dijo el gobernador del banco central.
 
La concentración empieza a ser compatible con la competencia en el sistema. "Y en un comparativo internacional no nos distinguimos por tener una concentración bastante alta", abundó.
 
Movilidad baja
 
La conclusión más importante del reporte es que el elemento central para que el mercado de tarjetas se vuelva más competitivo es el fomento a la movilidad de los consumidores.
 
"Los emisores de tarjetas no promueven la movilidad de los clientes, conformando así un panorama en que la competencia no genera todos los beneficios para los consumidores que debería."
 
Para promover la movilidad de los tarjetahabientes entre emisores, se debe facilitar el cierre de cuentas y el traspaso de saldos de un banco a otro.
 
En 2011 y 2012, poco más de 5% de los clientes cambió su tarjeta de crédito por una emitida por otra institución, lo que contrasta con 6% de Reino Unido en 2010.
 
De los 19 emisores de tarjetas de crédito, sólo 5 ofrecen el servicio de portación del crédito o transferencia de balance.
 
Sin embargo, los que lo ofrecen imponen restricciones en términos de montos, lo que 'refleja una actitud poco competitiva de los emisores de tarjetas', advirtió el Banxico.
 
La Asociación de Bancos de México dijo compartir en términos generales los resultados del documento, pero no se refirió a la baja movilidad de los tarjetahabientes.
 
vpiz@elfinanciero.com.mx
twitter: @VictorPiz