Opinión

Competencia (Cofece) vs. Sanidad (Senasica)

 
1
 

 

 [Con este tipo de contingencias, se abre la necesidad de que ese país importe cabezas de ganado / Bloomberg]

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) son dos instituciones clave para regular el funcionamiento de los mercados y la protección al consumidor. La primera, en materia de competencia entre oferentes (y en algunos casos también de demandantes) de bienes y servicios, de libre concurrencia, prácticas abusivas, restricciones de oferta, precios, etcétera, mientras que el segundo atiende los aspectos sanitarios y de calidad de los productos primarios (agrícolas, ganaderos y pesqueros), incluyendo la prevención y control de plagas y enfermedades de animales y vegetales.

Ambas instituciones se han fortalecido en los últimos años. En el marco de la nueva ley de competencia que se expidió en 2014, a la Cofece se le dotó de autonomía presupuestaria y de gestión, de un presupuesto creciente y, sobre todo, de mayores facultades para investigar y sancionar prácticas monopólicas. Por su parte, hace pocos años al Senasica se le dio el rango de instancia de seguridad nacional, que lo es; ello permitió su fortalecimiento presupuestal, en particular para más y mejor infraestructura de inspección para el “programa de control fito y zoo sanitario en los puntos de ingreso a México”.

Esta semana hubo una severa crítica de la Cofece al Senasica, al señalar que las 'medidas' que éste solicita para importar alimentos al país “no son expeditas ni transparentes”, lo que se podría considerar una “restricción para el abasto nacional y daños al bolsillo del consumidor”.

El argumento de la Cofece es que el “Senasica no da a conocer de manera previa los requisitos de todos los productos en una sola base de datos, es decir, en su página sólo proporciona información específica del alimento que el usuario busca importar en ese momento”, por lo que “el proceso de importar no es ágil”. Además, la Cofece consideró que si ya existe una zona específica en el extranjero con autorización vigente del Senasica como libre de riesgo fitosanitario, los alimentos que proceden en plantas ubicadas en esa zona deberían importarse sin necesidad de autorización específica.

Ambas críticas, a nivel de recomendaciones, ya las había expresado la Cofece a principios de año en su Reporte sobre las Condiciones de Competencia en el Sector Agroalimentario (https://www.cofece.mx/cofece/images/Estudios/COFECE_reporte_Agro.pdf) Probablemente su reacción reciente se debe a que ni caso le hicieron a ese estudio y a que el fundamento de las recomendaciones es cuestionable. La base de datos de requisitos de importación está abierta por producto, ya que difícilmente un usuario va a consultar de golpe toda la base; [sólo lo hará con] los productos específicos que le interesa importar, y la certificación sanitaria tiene que ser planta por planta, como es la práctica internacional. Por ejemplo, en la misma zona de la Piedad, Michoacán hay plantas de procesamiento de cárnicos de primer mundo y otras que ni siquiera hay que asomarse.

El balance entre competencia y sanidad es complejo; todos los países, sobre todo los desarrollados y con sistemas e instituciones de defensa de la competencia sólidos, como Estados Unidos y la Unión Europea, también tienen fuertes esquemas de regulación y restricciones sanitarias en el comercio internacional de animales y plantas; no es sólo proteger al consumidor sino a sus sectores agropecuarios. No obstante, esos esquemas también se utilizan para restringir la competencia, sobre todo de productos de otros países. De acuerdo con información de la Organización Mundial de Comercio, y tomando como muestra a los países que integrarán el TPP, existen más de 30 restricciones sanitarias que podrían significar barreras no arancelarias al libre comercio de bienes.

Llama la atención este 'ventaneo' público de la Cofece contra el Senasica. Son temas que deberían ser arreglos entre autoridades, pero pareciera que ya es todo un estilo de la Comisión tirar el golpe público y ver las reacciones los interlocutores.

Twitter: @ruizfunes

También te puede interesar:
Política agropecuaria internacional, más de lo mismo
Inclusión financiera: avances limitados
¿Qué hacer con Pemex?