Opinión

Como todos

   
1
  

  

AMLO realizó hoy mitin en la Gustavo Baz. (Eladio Ortiz)

Ya ayer escribían acerca de la 3de3 de López Obrador los más destacados columnistas de EL FINANCIERO. Hicieron énfasis en la incompatibilidad de esas declaraciones escritas con los dichos y hechos de AMLO en diversas ocasiones: no declara ingresos que recibió por derechos de autor y conferencias, no es explicable la cantidad de viajes realizados con el ingreso, etcétera.

Pero hay que agregar una inconsistencia adicional que, me parece, muestra que las declaraciones no fueron hechas con ningún cuidado, y por ello sí es probable que no correspondan con la realidad. En la declaración patrimonial, en la que AMLO afirma no tener propiedades, pero su esposa sí, se indica que tres de ellas fueron adquiridas recientemente vía créditos: dos en 2013 y una en 2015. Sin embargo, en la declaración de intereses, en donde deben apuntarse los créditos (por existir un potencial conflicto de interés con quien lo otorgó), no aparecen. Se indica que hay un crédito a nombre de la esposa, pero de 2005, y no hay referencia alguna a los tres créditos que, en la otra declaración, fueron utilizados para adquirir inmuebles en la Ciudad de México y Puebla.

Claro que esos créditos pueden haberse pagado por completo, pero eso exigiría un ingreso que, según la declaración, no alcanza para tanto. La otra posibilidad es que hayan olvidado incluirlos en la declaración de intereses, lo que mostraría la poca atención dedicada al tema. Como lo apuntaban los colegas, simplemente se entregó para que ya no lo estuvieran molestando.

Al respecto, me gustaría recordar que ésta fue una de las razones por las que me parecía excesiva la insistencia de una parte de la sociedad civil en las declaraciones de los políticos. Si la declaración no puede ser corroborada de alguna manera, su utilidad es nula. Peor aún, a partir de esta declaración de López Obrador, todas las demás dejan de tener sentido. Si él, que es el epítome de la honestidad valiente, no declara correctamente, ¿qué podríamos esperar de pecadores estándar?

No sé, y no tengo forma de saber, si los ingresos que declara el señor López son ciertos, pero efectivamente no parecen incluir ni los derechos de autor ni las conferencias que en muchas ocasiones él mismo ha indicado como su ingreso principal. Tampoco puedo saber si las propiedades que declara (de su esposa e hijo) son las únicas, pero la incongruencia entre la declaración patrimonial y la de intereses me hace dudar. Si en una de ellas olvidó cosas que declaró en la otra, ¿no pudo haber olvidado más?

Finalmente, las declaraciones fiscales no son tales. Lo que entregó López Obrador son los comprobantes de pago, que no permiten saber ingresos ni gastos. A lo mejor eso es lo que todos entregan, y sólo sirven para saber si hubo o no declaración fiscal, pero si es así, pues tampoco nos ayudan a tener información confiable acerca del ingreso de los políticos, que creo que es lo que queríamos conocer a través de la 3de3.

Es muy posible que otros políticos hagan lo mismo que López Obrador. No he visto sus declaraciones. Vi la de AMLO porque él mismo la puso en redes sociales, pero también porque es quien más se ufana de ser honesto y totalmente diferente del resto. Aunque habrá millones que no cambien de opinión, lo que la 3de3 demuestra es que es idéntico: opaco, confuso, utiliza la de 3de3 con fines políticos, y todo lo que usted guste agregar.

La 3de3 de López Obrador, insisto, demuestra dos cosas: que la declaración no tiene utilidad y que es un político más. Como siempre, cada quien puede creer lo que guste.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Nicaragua
Mejorar la educación
Los ladrones de la CNTE

>