Opinión

¿Cómo surgen los grandes problemas financieros?

 
1
 

 

cartera

La respuesta es sencilla, los problemas financiero surgen poco a poco. Aún cuando uno se pregunta por qué alguien en particular tiene complicaciones económicas, regularmente la razón no es un sólo error, sino la sumatoria de inconvenientes a lo largo del tiempo.

Una buena analogía son las enfermedades graves, producto de malos hábitos ejercidos por un lapso prolongado y que repentinamente se manifiestan en forma avasalladora.

Bajo esta lógica, valdría la pena cuestionarnos cuáles son los elementos presentes para alejarnos de un escenario de 'enfermedad' financiera.

Como los doctores, habría que emprender tres acciones:

1.- Hacer un diagnóstico de la situación económica que atravesamos.

Es decir, es insuficiente hacer cuentas; es necesario aplicar juicios de valor para determinar si vamos bien en función de nuestras propias expectativas.

Se requiere revisar aspectos tales como nivel de endeudamiento, patrimonio disponible, flujo de efectivo, infraestructura familiar, etcétera. Es probable que esta evaluación provoque enojo pero al igual que las enfermedades, cuanto más pronto se diagnostique será mejor para realizar los correctivos a tiempo.

2.- Cuidar los hábitos. Haciendo un acto de contrición, encontrar si el consumo o el endeudamiento nos están minando. Debemos cuidar el comportamiento cotidiano y minimizar las fugas de recursos. Incluso, podrían ser de alguien de la familia en particular y hay que darle retroalimentación en este sentido.

3.- Identificar si hubo algún 'accidente' financiero como causa del problema, porque puede ser un solo evento que sea necesario corregir.

Evitemos mantener equivocaciones pasadas; en muchas ocasiones es preferible aceptar un error que sostenerlo y seguir perdiendo. Un ejemplo son los negocios o inversiones que resultaron mal.

Parte de la solución es olvidarnos de la negación; el 'no pasa nada' nos lleva a evadir la corrección.

Si detectamos con oportunidad la 'enfermedad' financiera, la medicina es leve y fácil de aplicar, porque es cuestión de hacer algunas modificaciones mínimas en nuestra manera de administrarnos. Tal vez ni las personas cercanas a nosotros se den cuenta del cambio, pero se hizo un movimiento que sirvió para dejar de acumular el error.

Por el contrario, si el problema lo detectamos tarde, tiende a agravarse y las soluciones son muy dolorosas. Implican grandes sacrificios por parte de toda la familia como sería vender activos y afectar en forma diametral el consumo, bajando el nivel de calidad de vida. Esto por lo regular conduce también a conflictos.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Qué preguntarte antes de tomar un crédito?
¿Nuevo impulso a las Udi?
¿Cómo hacer lo que debo hacer?