Opinión

Cómo soltar para crecer

Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Módulo especial Richard Branson 2 de enero

Recientemente me topé con una carta que escribí en 1986 a un hombre llamado Jack Clayden, agradeciéndole todo lo que hizo por mí y Virgin a lo largo de los años. “No es una exageración decir que nunca habríamos despegado sin ti”, escribí. “Tu comprensión desde entonces nos mantuvo en marcha y siempre estaré enormemente agradeció contigo. Siempre te vi en los primeros días como una especie de segundo padre en mi vida empresarial y luego como amigo; no sólo mío sino de toda mi familia”.

¿Quién fue Jack? Nuestro primer contador. La gente a menudo me pregunta mi secreto para el éxito: la respuesta es Jack y gente como él, porque tenían las habilidades que yo no tenía. En algunas áreas, sabían mejor que yo cómo hacer realidad mi visión.

Si en realidad quieres crecer como emprendedor, tienes que aprender a delegar. Cuando mis amigos y yo iniciamos Virgin, yo sabía que me faltaba conocimiento vital sobre algunos temas, así que empecé a aprender esta habilidad muy temprano en mi carrera.

Nunca fui bueno con los números. En vez de actuar como el contador de nuestro negocio y hacer mal el trabajo, encontré a Jack, quien compartió mi visión y quiso involucrarse, ¡pero quien también comprendía la diferencia entre neto y bruto!

Esa carta me vino a la mente hace unas semanas, durante una divertida e inspiradora visita al Centro Branson de Emprendedurismo en Johannesburgo, donde compartí parte de mi experiencia con un grupo grandioso de prometedores emprendedores. Durante un panel de discusión, escuché algunos excelentes discursos de presentación de cinco emprendedores del Centro: James Coetzee, Bonga Bangani, Reamo Tshabalala, Khomoto Mopai y Lesego Mathaba.

Tenían buenas ideas de negocios, pero todos enfrentaban un problema similar: determinar cómo hacer malabares con sus compromisos y tener tiempo para pensar en el panorama general. Este es un dilema común entre los fundadores de negocios, ya que los primeros días giran totalmente en torno de la supervivencia. Después del lanzamiento, tanta de nuestra energía se dirige a mantener a flote el negocio como a resolver los problemas inesperados conectados con el desarrollo del producto o servicio. Pero uno debe ser capaz de avanzar y dejar atrás ese papel o el negocio no crecerá ni prosperará a largo plazo.

Mis compañeros en el panel fueron Yossi Hasson, el dueño y fundador de SYNAQ, el mayor proveedor de servicios de correo electrónico de nube en el África subsahariana; Stephen van Coller, el director ejecutivo de banca corporativa y de inversión en Absa Bank; y Given Mkhari, el director ejecutivo de MSG Afrika Holdings. Durante nuestra discusión sobre el delegar, los señalé a ellos como buenos ejemplos de líderes que supieron cómo delegar para crecer.

Después, recorrí el mercado que se había establecido para exponer las empresas incipientes de los emprendedores y exploré los brillantes productos en exhibición. Me sentí impresionado por la pasión y conocimiento que los emprendedores mostraron sobre lo que ofrecían. Fueron geniales al transmitir el propósito y entusiasmo de su compañía (después de todo, ¡ellos la iniciaron!). En esa etapa, lo que realmente necesitaban era encontrar gente en la que pudieran confiar para poner sus planes en acción.

Cuando estés listo para hacer tus primeras contrataciones, busca personas que comprendan tu pasión, quieran aportar a tus ideas y puedan imaginar formas de hacer mejoras. Ten en mente que no quieres personas que siempre asientan o que sean tus clones: quieren personas a bordo que tengan opiniones firmes sobre cómo hacer crecer el negocio a largo plazo, junto con las habilidades y la presencia de mente para impulsar a la compañía a corto plazo y la capacidad para administrar las cruciales tareas cotidianas.

Delegar en estas personas te liberará para planear para el futuro y encontrar nuevas formas de desarrollar tu compañía; pero delegar no es una habilidad fácil de dominar. Cinco décadas después del lanzamiento de Virgin, sigo aprendiendo. De hecho, cuando me siento realmente entusiasmado con uno de nuestros productos o compañías, ¡nuestros directores ejecutivos de Virgin probablemente desean a veces que yo sea un poco menos participativo!

La clave es encontrar el equilibrio correcto. Aunque definitivamente debes delegar, si te desconectas demasiado de tu negocio rápidamente puede tomar una dirección que nunca quisiste. Pero si contratas a personas increíbles para dirigir tus compañías, tus departamentos y tus equipos, puedes tener lo mejor de ambos mundos.

“Cuando estés listo para tus primeras contrataciones, busca personas que comprendan tu pasión”.