Opinión

Como si con plegarias se resolviera

El gober interino de Guerrero, Rogelio Ortega Martínez, pidió ‘elevar una oración’ para que se produzca el milagro de que regresen con vida los 43 normalistas desaparecidos.

A quienes provocan violencia, les dijo: ‘¡lancen piedras contra mí si creen que así podemos recuperar a los desaparecidos!’

Esto lo dijo cuando inauguró el encuentro Ultreya Nacional, con representantes de diócesis de todo el país.

¡Puf!, pues no estaría por demás rezar también por que el gobierno cumpla con lo establecido en la Constitución (derechos de los mexicanos, funciones y deberes del gobierno…)

¿Más importante que lo que realmente importa?

En la justificación de la gira por China y Australia que realiza el presidente Enrique Peña y su ‘adinerada e$po$a’ (luego les explicamos) --la 22 Reunión de APEC y la cumbre del G-20--, la SRE dijo:

“La asistencia de Peña Nieto a los dos foros de concertación política-económica es de la mayor importancia”, ya que atiende compromisos asumidos por el gobierno y corresponde al objetivo de consolidar al país como un actor con responsabilidad global…

¡Uta sí! Siguiendo con el misticismo y ya encarrerados con los rezos, ¡que rece quien hizo esta declaración que el hijo suyo no sea el “número 44”, porque nada es más importante que la vida de esos jóvenes normalistas…

¿Bienvenidos paisanos?

El titular de la Procu capitalina, Rodolfo Ríos Garza, puntualizó que la detención de los Abarca (ex edil y su brujer) en Iztapalapa no significa que opere en la ciudad de México el crimen organizado.

“Es muy distinto que operen en la ciudad de México algunas de estas personas que se han encontrado, a que estén aquí de vacaciones”.

¡No, pues sí! Con estos turistas, para qué queremos deportes extremos, lo más seguro es que a estos ‘visitantes’ les agrada estar parados una hora en el caos vial mientras pasa una marcha de los 400 pueblos, mientras respiran el esmog, los viene viene que les consigan lugar, un video de la ‘captura’ de un colega (si es el de Iztapalapa, mejor). ¡En fin!, pasarse un alto, burlar el alcoholímetro… ¡en el mismísimo corazón de la ciudad de México! ¡De lujo!

Tiempos modernos

El juzgado primero de distrito de procesos penales federales, con sede en la ciudad de México, dictó auto de formal prisión contra siete militares involucrados en la muerte de 22 personas dentro de una bodega en Tlatlaya, Edomex, el pasado 30 de junio.

¡Ups! por los últimos acontecimientos, pareciera que ya se acabó eso de que en México son ‘intocables’ la Virgen Guadalupe, el Presidente de la República y el Ejército, y ahora parece que sólo lo es la primera…

¿No que ya habíamos aprendido?

Ahora, el entrenador Miguel "El Piojo" Herrera fue designado embajador de la estrategia turística "Chiapasiónate de invierno" por el CCE y el gobierno de Chiapas.

"Lo voy hacer de la mejor forma para que esos 3 millones de visitantes anuales se conviertan en 7 y luego en 14 y sea 'Chapas' un estado a donde venga toda la gente del mundo…, dijo en entrevista con medios.

Pssss…, ¡bueno, Miguelón!, algo que le causaba orgullo a los chiapanecos doctos, es que luego del surgimiento del EZLN, ya habíamos aprendido a decir ‘Chia-pas’, y no ‘Chapas’...,

chapas las de Eruviel...Es como si dijéramos ‘Pojo’, en vez de ‘Piojo’…

Por bocón

Robert O’Neill, ex combatiente de los Seals de la marina de United, fue amenazado de muerte por yihadistas tras revelar que él fue el que dio muerte a Osama Bin Laden, líder de El Qaida.

O’Neill dijo al Washington Post que él disparó a Bin Laden en su escondite de Abbottabad, en Pakistán, en mayo de 2011. Los yihadistas lanzaron de inmediato amenazas de muerte en su contra. Las fotos de O’Neill, acompañadas de mensajes en árabe e inglés llamando a vengar la muerte del líder de Al Qaeda, fueron difundidas en Twitter y en el foro de los yihadistas al Minbar, indicó el organismo.

-¡Hay un código en esta comunidad que prohíbe hablar!, declaró a CNN el vocero del Pentágono, contralmirante John Kirby.

Tsss. ¿Qué Mr. Robert no sabe que en boca cerrada no entran flies?