Opinión

¿Cómo saber si estamos listos para la bolsa?

Jesús Luna.

Socio de Asesoría en Servicios Contables y Mercados de Capitales de KPMG en México.

Correo:asesoria@kpmg.com.mx

www.delineandoestrategias.com

Buscar financiamiento siempre está al principio de la agenda de negocios, y los mercados de capitales pueden ser una fuente viable de recursos para compañías que cuentan con robustos procesos de reporte financiero, controles internos adecuados, y un gobierno corporativo acorde con su tamaño y circunstancias, entre otros elementos.

¿Su compañía estaría preparada para participar en los mercados de capitales, si tuviera la necesidad de obtener recursos? A veces no bastan el conocimiento financiero, el sentido común y la paciencia. Para responder esta pregunta, podemos comenzar analizando la manera en que la empresa genera sus reportes financieros.

Reporte financiero robusto: el primer paso


Para cualquier organización, el reporte financiero es una herramienta estratégica que permite tomar decisiones basándose en información confiable, que ofrece seguridad y confianza ante los consejos de administración, las juntas de accionistas y otros grupos de interés como trabajadores, consumidores, comunidades, gobiernos, medios de comunicación y analistas económicos, entre otros.

¿Por qué es tan relevante un reporte financiero? Simple, esta herramienta provee datos con los cuales los directivos de una empresa pueden conocer el estado de sus inversiones, cuánto valen sus activos, es decir, cuál es la situación real y verificable del negocio.

(Da clic para conocer las características de un reporte financiero de calidad.)

Sí cuento con estados financieros robustos, ¿ahora?


En ocasiones, lo primero en lo que piensan las empresas al querer realizar una oferta pública inicial (IPO, por sus siglas en inglés) es en el plan para definir la fuente bursátil de financiamiento, es decir, en qué bolsa de valores vamos a listar nuestras acciones.

Al margen del proceso realizado para concretar una IPO, los directivos de una compañía que desea emitir acciones o deuda, deben estar lo suficientemente preparados y asesorados para continuar como empresa pública, esté listada en la bolsa de valores que sea, ya que en ocasiones se subestima dicho proceso y todo lo que implica cumplir todos los procedimientos, reportes y regulaciones correspondientes.
La complejidad de ser una empresa pública

La dirección de una compañía que ha decidido emitir acciones o deuda debe tener en mente cuestiones clave como: estrategia, historial y desempeño operativo y financiero, sistemas de información financiera y cultura de reporteo financiero, administración de riesgo y gobierno corporativo, así como el robustecimiento del recurso humano, tecnológico y administrativo. Además, debe estar pendiente de los efectos fiscales que pudieran surgir de manera súbita.

Los requerimientos que necesite una compañía para cumplir con estos elementos pueden ser tan básicos como la contratación de personal capacitado, y tan complejos como la implementación de un sistema de control interno contable que permita la generación de información periódica confiable.

Llevar a cabo un diagnóstico que mida la preparación de la estructura financiera y corporativa de la empresa en este respecto previo a la emisión de valores en los mercados de capitales, es una práctica que les permite a las compañías anticiparse para evaluar todos los componentes aplicados en la evaluación de una calificadora, qué tipos de riesgos se prevén y cómo pueden ser mitigados.

La importancia de prepararse y ser aptos a una buena calificación ante los inversionistas, brinda una confianza que se traduce en mejores condiciones de mercado, como mejores tasas de interés, garantías, entre otras.

Las normas de información financiera: un punto fundamental

Otro punto importante a considerar son las normas de información financiera requeridas por los reguladores. En la Bolsa Mexicana de Valores es obligatoria la utilización de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), normas contables que también son permitidas en la Bolsa de Valores de Nueva York.

El abanico de beneficios potenciales que ofrece la bolsa de valores


Cotizar los valores de la empresa en un mercado de capitales significa compartir, por llamarlo de algún modo, la propiedad de la misma con una multitud de inversionistas. Por ello, la preparación de los aspectos señalados anteriormente es de suma importancia para realizar una IPO pero, sobre todo, para que la actividad bursátil genere valor, tanto para la empresa, como para sus grupos de interés.

Un desempeño como empresa pública que aporta valor al mercado, les permite a las compañías acceder a una gran fuente de financiamiento, siempre y cuando desarrollen con oportunidad diferentes requisitos que, a final de cuentas, significarán un aumento en la competitividad de la organización.