Opinión

Cómo puede ganar AMLO la presidencia

 
1
 

 

Andrés Manuel López Obrador

Al inicio de la década de los 70, después de ser derrotado dos veces en las elecciones presidenciales, llegó a la presidencia con sólo 36 por ciento del voto de los chilenos, el abanderado por una coalición de partidos de izquierda (Unidad Popular), Salvador Allende. A ese presidente populista le bastaron tres años para generar estatizaciones, déficit presupuestal, emisiones monetarias y deuda pública, que sumieron a Chile en la escasez, hiperinflación y devaluación más altas de su historia. Una de las principales causas del ascenso al poder de Allende fue el desgaste de los partidos políticos que habían gobernado. Muchos chilenos buscaron una alternativa en un candidato de la izquierda populista.

En Venezuela se repitió la historia. Ante las políticas mercantilistas y reglamentistas de los dos partidos tradicionales, se abrieron las puertas de la presidencia al golpista Hugo Chávez. Las políticas populistas de Chávez y su heredero Maduro, el socialismo del siglo XXI, llevaron a Venezuela, al igual que a Chile en los años 70, a la escasez, inflaciones y devaluaciones más altas en su historia.

Muchos no quieren más PRI. A tres años de su regreso demostró que no superó sus viejos vicios. El PAN mantuvo la estabilidad económica en doce años en la presidencia y avanzó en transparencia, pero la falta de mayoría en el Congreso le impidió realizar las reformas estructurales necesarias para superar el subdesarrollo.

Las luchas internas por el control del PAN llevó [a sus militantes] a desperdiciar el capital político de sus dos presidentes. En las próximas elecciones, si continúan sus divisiones, pueden ignorar al candidato o candidata con mayores posibilidades de triunfo. Ante ese escenario en el principal partido de oposición se abre la posibilidad que en un panorama de múltiples candidatos sin carisma, Andrés Manuel López Obrador llegue a la presidencia, aunque la mayoría de los mexicanos no vote por él. Las causas serán la ausencia de un PAN unido alrededor de un candidato con las mayores posibilidades de triunfo, y de un PRI desgastado y percibido por la mayoría de los mexicanos como corrupto e ineficiente.

Twitter: @luispazos1

También te puede interesar:
El populismo empobrece a venezolanos
El presupuesto 2016 ¿austero o excesivo?
Dogmatismo y fanatismo, causas del terrorismo

placeholder